24 de desembre de 2001

Peña San Miguel

El Salto del Roldán es una formación rocosa en el Prepirineo oscense, en el Alto Aragón. Está formada por dos inmensas moles pétreas que configuran la puerta de entrada a la Sierra de Guara por su extremo más occidental y avanzan como proas sobre la Hoya de Huesca. Se trata de la Peña San Miguel, de 1123 m; y la Peña Amán, de 1124 m, entre las que discurre el río Flumen.
Cuenta la leyenda que cuando el portentoso Roldán, al mando de la retaguardia del ejército carolingio, se retiraba hacia Francia hostigado desde el sur, fue rodeado en la Peña Amán. Roldán, para liberarse de sus perseguidores, espoleó a su caballo que, de un salto, alcanzó la peña de enfrente, sorteando el abismo, dejando marcadas sus huellas en la propia roca.

Su ruta de ascenso es corta pero intensa, ya que mezcla varias modalidades en poco terreno.

Allí llegamos con las ilusiones renovadas tras pasar unos días en Ordesa. Encontramos nieve desde la misma base.

Tras un rato pisando algo de nieve en el sendero de acceso, encontramos el paso equipado a modo de vía ferrata. Dani se quedó abajo y prefirió no subir mientras yo me encaramé a la roca.

En la parte alta, una construcción medio derruida me espera en la cima.

Las vistas de infarto me entretienen un buen rato en la cima, pero finalmente dejo para los buitres las vistas de la Hoya de Huesca y desciendo para reencontrarme con Dani y volver a casa para Navidad.