24 de desembre de 2001

Peña San Miguel

El Salto del Roldán es una formación rocosa en el Prepirineo oscense, en el Alto Aragón. Está formada por dos inmensas moles pétreas que configuran la puerta de entrada a la Sierra de Guara por su extremo más occidental y avanzan como proas sobre la Hoya de Huesca. Se trata de la Peña San Miguel, de 1123 m; y la Peña Amán, de 1124 m, entre las que discurre el río Flumen.
Cuenta la leyenda que cuando el portentoso Roldán, al mando de la retaguardia del ejército carolingio, se retiraba hacia Francia hostigado desde el sur, fue rodeado en la Peña Amán. Roldán, para liberarse de sus perseguidores, espoleó a su caballo que, de un salto, alcanzó la peña de enfrente, sorteando el abismo, dejando marcadas sus huellas en la propia roca.

Su ruta de ascenso es corta pero intensa, ya que mezcla varias modalidades en poco terreno.

Allí llegamos con las ilusiones renovadas tras pasar unos días en Ordesa. Encontramos nieve desde la misma base.

Tras un rato pisando algo de nieve en el sendero de acceso, encontramos el paso equipado a modo de vía ferrata. Dani se quedó abajo y prefirió no subir mientras yo me encaramé a la roca.

En la parte alta, una construcción medio derruida me espera en la cima.

Las vistas de infarto me entretienen un buen rato en la cima, pero finalmente dejo para los buitres las vistas de la Hoya de Huesca y desciendo para reencontrarme con Dani y volver a casa para Navidad.

22 de desembre de 2001

VALLE DE ORDESA

Escapada al Valle de Ordesa en las fechas previas a la navidad de 2001. La estampa navideña es espectacular. La nieve lo cubre todo y nos vemos obligados a dejar el coche en Torla y subir caminando un buen trecho de carretera hasta que la guardería del parque accede a subirnos en una pick-up hasta la Pradera de Ordesa que presenta esta imagen. El guarda nos insiste mucho en no adentrarnos demasiado en altura. Le comentamos la intención de llegar a Cola de Caballo y regresar. Nos comunica el mal estado de la nieve desde Cola de Caballo hasta el refugio de Góriz, pero no es nuestra intención ir más allá de la clásica ruta por el fondo del valle.

El río Ara serpentea ente la nieve.

Cascada del Estrecho totalmente congelada.

Las estalactitas que cuelgan de las paredes son de una belleza sublime.

Más estalactitas a medida que nos acercamos al río.

Dani con el Valle de Ordesa de fondo.

Gradas de Soaso bastante escasas de agua.

Catarata de Soaso. Sólo nos queda pasear por el fondo del valle hasta la última y más famosa de las cataratas, la de Cola de Caballo.

Un vistazo al camino recorrido.

Por fin llegamos a Cola de Caballo que muestra una pobrísima imagen.

Picando hielo.

Carteles advirtiendo del riesgo de avalanchas que ya nos comentaba hace unas horas el guarda de Torla.

Nos despedimos del Monte Perdido que se mantiene medio oculto entre nieblas.

Feliz Navidad en Ordesa.

Nos despedimos de la Virgen de Ordesa hasta nuestra próxima visita, que esperemos sea tan solitaria como en esta ocasión.


15 de desembre de 2001

NEVADA HISTÓRICA EN BCN

¿Qué haces si nieva en Barcelona?
Pues te vas a pisar la nieve a pesar de haber llegado tarde de trabajar.
Eso hicimos con Dani la jornada del viernes 14 cuando nos sorprendió cuajando la nieve en la Ciudad Condal.


Nos fuimos a dar una vuelta intentado llegar al Tibidabo, pero un árbol nos cortó el paso en Vallvidrera y como la noche era cerrada decidimos regresar por la mañana.


Madrugón y carretera de les Aigües, donde es necesario el uso de cadenas.


Con ganas de subir hacia arriba ponemos las cadenas, algo que es de lo más complicado...


En la parte alta de la montaña, hay un buen paquete de nieve.


Sonrientes sobre el manto blanco.


Cantidad de nieve y silencio, mucho silencio.


¿Paises Nórdicos?


No, Tibidabo.


Estampa navideña.


Y de regreso por Vallvidrera.