7 de desembre de 2003

ESTAMPA NAVIDEÑA EN ORDESA

Uno de los más bellos parajes del Pirineo Aragonés lo encontramos en Torla, puerta de entrada del P.N. de Ordesa y Monte Perdido. La nieve cubre en estas fechas las montañas y los valles.


Subimos en coche hasta la pradera y aparcamos bajo un encendido Tozal de Mallo.


Iniciamos el sendero que nos ha de llevar a las cascadas de Ordesa atravesando el cañón.


La primera, la de Arripas.


Entramos en zona de peligro. Cuidado con la nieve: mucha prudencia.


El hielo requiere cuidado a la hora de transitar.


Pequeñas estalactitas heladas.


Y no tan pequeñas.


La nieve está perfecta e invita a ser pisada.


Panorámica con el Cañón de Ordesa cuando éste empieza a salir del bosque.


Mirador


Gradas de Soaso.


La mayor de las Cascadas de Soaso.


Por fin el valle se abre y nos permite ver las cumbre del Parque: Monte Perdido y Soum de Ramond.


Traza abierta en el fondo del valle que nos dirige a la base de los colosos.


A nuestra espalda los murallones del cañón.


Reflejos.


Aunque parece que estamos cerca, hay una buena media hora hasta el fondo del valle.


En este punto se encuentra el cruce de caminos hacia Góriz, Faja de Pelay... estamos llegando al final.


Se agradece un poco de sol.


Cascada de Cola de Caballo, la más famosa de Ordesa.


Aprovecharemos para descansar aquí un rato y prepararnos para el regreso.


Y colorín colorado esta historia se ha acabado.