16 d’octubre de 2004

Foradada de Montsià

Con sus 695 m de altitud, desde la Foradada de Montsià se domina gran parte del Delta del Ebro. Nos acercamos por la tarde, desde Sant Carles de la Ràpita, con Vicenç tras la jornada de remo de por la mañana.

Es un terreno sencillo que no ofrece apenas ninguna dificultad más que la de caminar.

Él se atrevió a subir con los "zapatos de ir al ambulata" en sus propias palabras.

El nombre del pico se debe a una roca curiosa a modo de puente natural cercana a la cumbre.

Vimos caer el sol desde la cima.

Foto de cumbre antes de que las luces del día se apagasen.

La Punta de la Banya del Delta vista desde la cima antes de descender.