6 de desembre de 2004

Peñalara y cochinillo

Hemos pasado unos días en el centro de la Península disfrutando de todo lo bueno que ofrecen ciudades como Segovia, donde dos cosas destacan sobre las demás. El acueducto romano es una de ellas.

La otra es el cochinillo asado en horno de leña.

Y cortado con plato, como debe de ser.

La primera de las dos rutas que hemos hecho, nos lleva al techo de la Sierra: el Peñalara desde el Puerto de Cotos, al que hemos llegado aún de noche.

La ruta parte cerca de las instalaciones del Club Alpino y sube por pista hacia la zona de Dos Hermanas.

El sol comienza a dorar las cumbres nevadas de la Sierra.

Hemos dejado las raquetas en el coche, ya que la nieve no está en las mejores condiciones para raquetear.

El sol hace su aparición cuando todavía estamos calentando motores.

Un amiguete en la montaña. Al fondo La Bola del Mundo.

Un descanso, al fondo nuestro objetivo.

Alcanzamos el cordal en la zona de Dos Hermanas. Hacia el norte, el mar de nubes tapa la ciudad de Segovia.

Últimos metros antes de coronar el Peñalara.

Las sombras se proyectan hacia el norte buscando las nubes.

Objetivos para otra ocasión.

La noche ha sido muy fría y venteada en las altas cumbres, estamos en el techo de Madrid.