3 de setembre de 2005

Anie

El Anie (Auñamendi) es una pirámide que se alza imponente en el Valle de Roncal en Navarra. Allí llegamos y desde la Piedra de San Martín nos fotografiamos la tarde anterior al día de ascensión.


Tras pasar la noche en Isaba, los caballos nos esperan en la carretera a primeras horas de la mañana.


Las primeras luces tiñen de tonos malva el cielo mientras Anie y Arlas despiertan de la fría noche.


Nos acercamos al Arlas, un sendero conocido por nosotros. Pero ya lo tenemos en nuestro casillero y hoy aspiramos a más.


Por las faldas del Arlas nos dirigimos al Anie, que nos espera a lo lejos.


Posando con el campeón del Roncal.


El Arlas a primera hora de la mañana.


En el karst de Larra es fácil tener un accidente por lo accidentado del camino y la cantidad de grietas creadas por la filtración del agua en las rocas.


El sendero de los Añelarras, punteado en rojo y marcado con hitos surca el laberinto de roca.


Ascendiendo por un pasillo de roca.


A punto de llegar al collado.


El Anie muestra su mejor cara.


Auñamendi.


Seguimos las marcas todavía por terreno accidentado.


El último tramo del sendero es por un sendero más marcado y finalmente coronamos la montaña.


Descendemos siguiendo los pasos de un veloz anciano que nos precede. Pasamos bajo las faldas de la montaña rodeando el karst.



Sendero más cómodo evitando las rocas.


Sendero.


Un corto tramo por encima de las rocas.


Al final, el objetivo conseguido y las ganas intactas de seguir subiendo montes estas vacaciones.

2 comentaris:

Kepa ha dit...

Otro día con nieve, que es mucho más chulo. Yo te llevo jejejej

Marc ha dit...

A ver si es verdad y nos llevas...