1 d’octubre de 2005

Tozal de Mallo

Esta mañana salimos temprano de la Pradera de Ordesa en dirección al Circo de Carriata. Ascendemos por el bosque mientras el sol lucha por atravesar la espesura del bosque.

Lucha de cámaras. Acabamos de comenzar el proyecto fotográfico para nuestro libro de Ordesa.

Al abrigo de un refugio de montaña del P.N. de Ordesa y Monte Perdido.

El Tozal de Mallo muestra su perfil más espectacular desde un claro del bosque. Es nuestro objetivo de hoy y parece inexpugnable.

Pero la ascensión tiene dos posibilidades: la Fajeta, por donde realizaremos el descenso; y las clavijas de Carriata.

El otoño empieza a abrirse paso desplazando al verano.

Las primeras clavijas en una zona tumbada de la roca. Son las más sencillas.

Poco a poco se van encajonando y van ganando ambiente.

La última chimenea vertical es la más espectacular y comprometida. Pronto estaremos el los llanos de Carriata desde donde accederemos en llano hasta la cima del Tozal.

El Tozal, al fondo, mucho menos fiero que hace un rato.

Cumbre del Tozal de Mallo. Estamos a más de 2000 metros y las vistas son impresionantes.

Faja de las Flores y Cañón de Ordesa desde la cima. Al fondo se aprecia la Faja de Pelay.

Angosto sendero por el que se accede a la cima.

Descendiendo dirección a la Fajeta: un sendero en las gradas permite descender al llano.

Contraluz.

Camino de la Fajeta equipado con un cable quitamiedos.

Fajeta.

El camino en su contexto.

Una vez abajo, el Tozal de Mallo visto desde la pradera de Ordesa donde hemos dejado el coche.