23 d’abril de 2006

Dragón, princesa y caballero


Cuenta la leyenda que hace muchos muchos años en un lugar muy lejano había un castillo situado en lo alto de una colina.


En él vivía un rey que tenía una preciosa hija.


Sus dominios abarcaban una amplísima extensión de tierras, bosques, prados y montes...Pero esas tierras no eran del todo de su dominio, ya que un infecto dragón de escamas verdes y fuerte aliento, tenía aterrada a la población e incluso al mismísimo rey. El dragón bajaba de las colinas cada año el mismo día en busca de una dama, que debía ser virgen y pura. Durante años se había celebrado una especie de macabro sorteo por el cual se designaba a la pobre infeliz que acabaría en las garras del dragón. Ese año hubo una novedad en dicho sorteo: la princesa era una de las candidatas a tan temido destino por petición expresa suya y en contra de la voluntad de su padre, el rey.


La mala suerte se cebó con la princesa, quien vio como el terror se apoderaba de ella al ver que ella iba a ser la elegida para el sacrificio. Llegó el día y los hombres del pueblo se armaron de valor para acercarse al punto en que cada año el dragón recogía su trofeo. Era un lugar frío, oscuro, sombrío y maloliente. Las llamas que el dragón despedía por la boca a cada bocanada de aire que sacaba por sus fauces habían envenenado tanto el ambiente que ni las malas hierbas se atrevían a crecer. Ataron a la princesa a un árbol y se alejaron presurosos al oír de lejos la profunda respiración entrecortada del dragón. Éste llegó al lugar y con un rápido movimiento de cabeza arrancó el árbol de cuajo y salió volando hacia sus dominios. A medio camino decidió detener su marcha para poder contemplar a la princesa.


Tan famosa era la historia de los sacrificios que se hacían al dragón que llegó a oídos de un caballero andante. San Jordi era un apuesto joven, valiente y fuerte de corazón. Llegó al lugar del sacrificio justo después de ver partir al dragón con la princesa en su poder.


Cabalgó durante horas y encontró a la princesa aterrada junto al dragón, que en esos momentos estaba descansando. Su profundo sueño no impidió que detectase al caballero una vez éste se hubo acercado lo suficiente. El dragón se levantó sobre sus patas traseras y lanzó una bocanada de aire caliente e infecto que marchitó al instante las pocas flores que todavía no había pisoteado. Las llamas alcanzaron de lleno el escudo del caballero quien, pese a lo temible que resultaba el monstruo, no retrocedió ni un paso. Se inició un extraño baile del que uno de los dos iba a salir mal parado. El tiempo estaba detenido, las imágenes se sucedían a cámara lenta, el dragón volaba y saltaba intentando alcanzar al caballero mientras éste se mantenía firme tras su escudo. El dragón, ya cansado, retrocedió unos pasos y alzó la cabeza dejando a la vista su largo cuello. Ese fue el momento en que el caballero se lanzó hacia él y hundió su arma en el cuello del animal. Se escuchó un profundo gruñido de dolor que surgía de las entrañas ardientes del monstruo. Fue un golpe certero. El dragón cayó al suelo derramando su oscura sangre sobre la inerte tierra cubierta de piedras y ceniza.


Pronto surgió del charco de sangre un pequeño brote verde que en cuestión de minutos se convirtió en un hermoso rosal. El caballero dirigió sus pasos hacia la princesa quien recibió de sus manos la rosa más roja que sus ojos jamás contemplaron. Una roja surgida de la sangre del dragón.


Hoy en día, los enamorados conmemoran el día de Sant Jordi regalándole una rosa a su amada en señal de amor.
FELIÇ SANT JORDI.

6 comentaris:

Kepa ha dit...

Feliz San Jordi, aunque sea tarde!!!!

GeMe ha dit...

Atreyu, soy GeMe, os leo en Mendiak.

Estaba viendo tus videos y... sin renkor, no me parece bien que enseñes como saltais la vaya de un espacio protegido... si no cuidamos nosotros esto ¿Quien lo cuidará?

Por el resto... tienes un blog cojonudo, me encanta. Estoy maravillado contigo y con Kepa.

Saludos desde Madrid.

Marc ha dit...

GEME: me satisface decirte que la valla del espacio protegido la saltábamos con PERMISO MINISTERIAL y de la dirección del PARQUE NACIONAL DE ORDESA Y MONTE PERDIDO.
Si te lees detenidamente una de las primeras entradas del blog verás en ella el permiso del Ministerio de Medio Ambiente para llevar a cabo el reportaje de fotos relacionado con el aprque nacional y el punto en que se detalla la sesión fotográfica en el interior de la gruta helada de Casteret.
Digamos que nosotros hicimos lo que muchos otros hacen, pero en nuestro caso TENÍAMOS PERMISO, de ahí que lo haya grabado en video. Cadacual que haga lo que le parezca, pero nosotros no hemos infringido ninguna ley, ya que tanto el director del Parque Nacional de rdesa y Monte Perdido (Luis Marquina), como el guarda mayor del parque tenían conocimiento telefónico de nuestra visita a la gruta el día 13 de abril.

GeMe ha dit...

AIX!!! esto me pasa por no leer...

Pero por favor, no te mosquees.

GeMe ha dit...

Y ahora... si que flipo ¿Y las llaves? Con permiso pero sin llaves... ja ja ja ja.

Las posturas que veo en el video son graciosas graciosas... Saltito por aquí... estiramiento de aductor por allá... que si miro a la cámara que si bajo la pierna...

ja ja ja ja... hicisteis ejercicio...

Marc ha dit...

el tema está en q no hay puerta, y por tanto no hay llaves, ya ves...(chiste fácil). Así son las cosas de la burocracia.