25 de juny de 2006

Aguas de tormenta

Es domingo. Las sábanas aún están pegadas en la cara cuando suena el despertador. Son las 6 de la mañana. Salimos del camping a eso de las 7 y a las 8:15 a.m. empezamos a caminar. Ante nosotros la impresionante mole del mirador de Calcilaruego al cual llegaremos tras casi dos horas de subida por la llamada Senda de los Cazadores, punto negro habitual en las estadísticas de accidentes invernales en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.


Los truenos retumban en la montaña. Aún lejos vemos iluminarse las nubes sobre las montañas. La nada avanza rápidamente y con gran estruendo.



Llegamos a tiempo de ver desaparecer la catarata de Cotatuero tras una cortina de agua y nubes.



¿Cómo meter a 19 personas juntas y mojadas en un minúsculo refugio de montaña?


Tras la tempestad viene la calma, y nunca mejor dicho. Los primeros rayos de sol son tímidos. Ha dejado de llover. Reanudamos nuestro camino por la Faja de Pelay, mirador continuo de los tresmiles de Ordesa, hoy escondidos.
La primavera ha llegado al parque y se nota en el ambiente. Flores, mariposas, abejas, verde, azul, violeta, rojo, amarillo... y mucha agua.


El objetivo fotográfico de hoy es localizar la siempre difícil de ver edelweiss. La flor de montaña por excelencia. Es bella, pequeña, blanca y de aspecto aterciopelado. Están por todas partes.




Al fondo del valle vemos ya aparecer la cascada más famosa del Pirineo, la Cola de Caballo, que baja más llena de agua que nunca. Nos acercamos hasta la misma catarata que embriaga mi mente hasta el punto de detener el tiempo. Me quedaría horas viendo caer el agua sobre el pequeño lago que hay a sus pies. Me estoy mojando, pero da igual. ha sido como visitar a una vieja amiga.


El regreso es bastante rápido, ya que ya no tengo motivos que fotografiar para el libro, a pesar de ello, la cámara saca humo.


Un último vistazo y ese tímido e imponente amigo de piedra asoma tras sus cortinas de vapor.



Pronto nos volveremos a ver, ya que aún hay trabajo que realizar...

1 comentari:

Kepa ha dit...

Las de Caín pasé yo el sabado con el rayo que nos cayó a 300 metros en el Picu Jaru....cagao hasta los tobillos de miedo....

Los Edelweis brutales. Os va a quedar un libro tope tope!!!