8 d’octubre de 2006

Aneto: Monarca del Pirineo

El pasado fin de semana regresamos al Aneto tras años desde mi última visita. Esta vez en compañía de Carmina y de un grupo de amigos.


Nos encontramos en Benasque el sábado al mediodía, donde degustamos unos bocadillos antes de hacer correr los coches por la accidentada pista que asciende por el Valle de Vallibierna hasta el refugio de Pescadores. Una vez allí, nos equipamos y cargamos las mochilas a la espalda. Eran las 15 horas cuando empezamos a caminar por la pista dejando atrás el refugio y los coches.


Pronto nos encontramos el desvío hacia los ibones de Coronas. Hay tres ibones. En el superior queríamos montar el campamento base para ascender el domingo por la mañana al Aneto.


Nos adentramos en el bosque, que empieza a perder el color uniforme del verano para dar paso a la policromía otoñal, pero aún es pronto para disfrutar del otoño en todo su esplendor.


Dejamos atrás el primer ibon y pasamos por encima del segundo progresando por un incómodo pedregal de roca suelta que hacía muy lento el avance.


Finalmente localizamos la zona donde queríamos vivaquear, unos con tienda de campaña y otros sin tienda, durmiendo al raso. Preparamos el campamento y cenamos algo antes de retirarnos a dormir.




Antes de escondernos en la tienda, unas fotos del gigante Nethou.



La noche es clara, hay luna llena. una niebla juguetona va y viene mientras nuestros frontales iluminan cada paso que damos por las inmensas pedreras que dan acceso al collado de Coronas, paso natural al glaciar de Aneto.


Las primeras luces del alba hacen acto de presencia y tiñen de tonos malva el cielo. La luna se mantiene firme en su posición mientras nuestros pasos avanzan hacia arriba.


Pronto superamos las nubes y las dejamos bajo nuestros pies adornando el horizonte.


Llegamos por fin a la trepada del paso de Coronas. Un poquito de ambiente escalador y llegamos al glaciar.



Hace frío, así que no nos entretenemos demasiado antes de calzar los crampones tras un tiempo esperando su turno en el armario.


La progresión por el glaciar y la empinada pala de nieve helada que da paso a la antecima de Aneto le dan un toque muy alpino a la ascensión. Se agradece no tener que sortear rocas.


Finalmente, y con el glaciar como telón de fondo, alcanzamos la antecima de Aneto.


Sólo nos falta el paso de Mahoma. Alguien lo definió así: "una vez emitido el juicio, los hombres pasan por el puente, más fino que un cabello y más afilado que un sable. Los buenos lo atraviesan con la velocidad del relámpago; los réprobos caen al infierno".


Con el fin de progresar de la forma más segura posible, Josu y Gabi montan un cordino atado en varios puntos del paso, de escasos 15-20 metros, para que quien quiera se pueda encordar. Para eso hemos cargado arnés y mosquetones, así que nos atamos y atravesamos sin demasiada dificultad la fina arista.
Llegamos por fin a la cumbre y gozamos enormemente de la sensación de tener el Pirineo entero bajo nuestros pies.



Al regresar a casa nos enteramos de que un montañero de 28 años ha perdido la vida destrepando un paso en los Portillones, en la ruta normal de ascensión al Aneto desde el Refugio de la Renclusa. Descanse en paz.

7 comentaris:

Joana ha dit...

Que envidia coxina más mala me da!!! Seguro que os lo pasásteis fatal no??? (por favor, por favor dime que sí), jajajajaja.

La última foto es preciosa.

Marc ha dit...

Lo pasamos fatal. La verdad es que eso de reunirse con los amigos alrededor de una mesa para comer y echar unas risas. Coger el coche y hacer un poco de rally por el monte, cargarse un mochilon a la espalda repleto de ilusión, andar unas horas, cenar con el fresquito, dormir con la luz de la luna llena traspasando la tela de la tienda de campaña, levantarse de madrugada, caminar bajo la luz de la luna, trepar, casi escalar, calzarse crampones, pisar nieve en octubre, ponerse un arnés, encordarse, trepar y coronar el techo de los Pirineos en compañía de la persona que más quiero en el mundo y de unos amigos...es durísimo.
¿Cuándo puedo repetir?

cuarte ha dit...

Bonita descripción de un finde intenso. La pano es preciosa, se ve la mano del fotógrafo, jajaja.

Zuriñe y Pablo ha dit...

Como os lo pasáis!!!
No paráis ni un día....y el Aneto pues algun día caerá pero el paso de mahoma es otro de esos lugares que de tanto oir hablar de el (facil-dificil) pienso en si no me dará un poco de.....

Kepa ha dit...

vah, el Aneto es una miiiiiierda de monte....

Puta envidia, ya sabes....

Besitos de la rana saltarina

gxt ha dit...

Nos gustan vuestras rutas :):):) un saludo!!

rosa ha dit...

Espero estar algun dia lo suficiente preparada como para intentar el Aneto...bobitas fotos...