29 d’octubre de 2006

Aiako Harria

A las 9 de la mañana llegamos al lugar de encuentro de la KDD en Peñas de Aia. Nos estaban esperando un nutrido grupo de foreros de www.mendiak.net entre los que encontramos a muchos amigos.


Encaminamos nuestros pasos hacia las llamadas Peñas de Aia: una formación granítica situada a pocos kilómetros de la costa guipuzcoana.


En total fueron 3 cumbres las que hoyamos aquella soleada mañana de domingo:

1. Erroilbide.


2. Txurrumurru.


3. Irumugarrieta.


Se sucedían las trepadas equipadas o no.


En ocasiones el camino nos daba tregua para pasear tranquilamente.


A las 15 h, a comer...


En definitiva un lujo de ruta preparada con ilusión por Aitor y Bárbara. Va por vosotros.

28 d’octubre de 2006

Siesta en el cordal de Aizkorri

A las 7:30 de la mañana del sábado, aún con las legañas en los ojos, descendimos del avión. Allí estaba Kepa, en la terminal del aeropuerto de Bilbao esperando para recogernos. nos encaminamos hacia el Santuario de Arantzazu desde donde iniciamos nuestra ascensión al Aizkorri.
Los primeros pasos por el bosque nos descubrieron el otoño en Euskadi y encontramos una buena cantidad de setas venenosas enormes.


Tras la sesión fotográfica que nos había pedido Kepa, nos encaminamos a los llanos de Urbía, desde donde iniciamos la ascensión propiamente dicha acompañados de Pablo y Zuriñe.



Unos cientos de metros más arriba preparamos una especie de picnic en las inmediaciones de la cumbre de Aizkorri.


Tras el jameo, de nuevo al monte.


Esta vez la cresta de la montaña nos condujo primero al Aketegi y luego al Aitxuri.



Descendimos y nos tumbamos a disfrutar de una corta pero merecida siesta antes de irnos a casa de Itxaso donde nos esperaban ella, Íñigo y el resto de comensales de una improvisada barbacoa.

26 d’octubre de 2006

Escuaín: el desconocido de Ordesa

El valle de Escuaín es quizás el más desconocido de los 4 valles que forman el Parque Nacional de ordesa y Monte Perdido: Ordesa es El Valle por excelencia, por su facilidad de acceso y su merecida fama,a demás de ser la vía "normal" de acceso a la cumbre del Perdido; Pineta es el valle norte del parque, con una carretera que nos lleva hasta el circo de Pineta donde existe incluso un parador nacional; Añisclo es el más encajonado de los 4 valles y su peculiar garganta le hace atractivo al visitante... Pese a la maltrecha carretera de acceso al valle, siempre es más sencillo llegar allí que al pueblo de Escuaín, de donde parten varias rutas por la garganta.



Escuaín es un pueblo medio abandonado donde sólo vive una persona, dedicada a la ganadería. En verano sus miradores se llenan de curiosos intentando divisar alguno de los quebrantahuesos que anidan en las paredes verticales de los circos de Gurrundué o la Sagra.




Al otro lado de la garganta se encuentra Revilla, un pueblo abandonado que está siendo objeto de renovación urbanística... miedo me da ver excavadoras cerca del parque.
Limitando el valle por el este encontramos la población de Tella, famosa por su fama de brujería.

Se dice que en la cima del Puntón de las Brujas se realizaban akelarres y demás ritos maléficos.

24 d’octubre de 2006

Bona nit Barcelona

Llegamos al Palau Sant Jordi el pasado martes día 24 a las 21:20 h. Bruce no tardaría en entrar...

Uno a uno fue desempolvando los viejos acordes de su guitarra acústica mientras se dirigía en catalán al entusiasmado público que le aclamaba.


La relación del Boss con mi ciudad es especial. Se nota en el ambiente. Es distinto que en otros lugares.
"Aquesta és una cançó antiga pels meus fans joves", así presentó una nueva versión de Growing Up

"Aquesta cançó la dedico als meus fans de sempre" fueron la entrada a The River, en una versión acústica algo alejada de la original.
Y otra introducción en catalán comentando que Patty Scialfa, su esposa, se había quedado en New Jersey con los chavales... todo ello para presentar Long Time Coming.

Canciones folk (Erie Canal, Pay me my money down, Jacob's Ladder...) se intercalan perfectamente en un repertorio cargado de ritmos frenéticos (Open all Night, You can Look).


"Una cançó especialment dedicada a Barcelona" antes de cantar Land of Hope & Dreams
En definitiva, Bruce es Bruce. no sé cómo explicar lo que sentí en el Sant Jordi ante la máquina de hacer rock que capitanea Springsteen. Cada vez que le veo me gusta más. Sólo lo definiré de una manera: APOTEÓSICO.


Esperemos que pronto se cumplan sus palabras de despedida:"Ens veurem aviat"


Fotos Barcelona 24.10.2006 copyright René Van diemen

21 d’octubre de 2006

Cita con Bruce: Valencia 21/10/2006


A las 15:15 h del sábado salimos hacia València. El motor del autobús ruge por la autopista. No hay paradas hasta llegar al estadio Ciutat de València, donde habitualmente juega el equipo de fútbol del Levante. Hoy no habrá deporte, sólo música. El Boss nos trae de nuevo su magia. El jueves tocó en Madrid: éxito rotundo.
Entramos en el recinto pasadas las 21 h. Una visita rápida a la tienda de merchandising oficial. Y una foto de rigor con el escenario antes de situarnos en la parte derecha del mismo, muy cerca de las primeras filas.
A las 22:15h, aparece la Seeger Sessions Band al completo...
-"Buenas noches València. Vamos a divertirnos"...
- Bruce...Bruce...Bruce...


Los primeros acordes al aire y ya está en marcha la máquina del rock. El repertorio es similar al que pudimos disfrutar hace unos meses en el Palau Olímpic de Badalona, pero la banda se nota más rodada. Todo suena bien desde el principio.
Son dos horas y cuarto de música frenética a veces, con temas como Open all night y You can Look, hay momentos memorables como las nuevas versiones de The river o Growin' up, Momentos de recogimiento en My city of Ruins... y una promesa al aire: "We'll be back".

15 d’octubre de 2006

Taillón: una cuenta pendiente

De nuevo me remonto al año 2001:
Hace días que viajo solo por las montañas españolas. Han caído Veleta y Mulhacén en Sierra Nevada; Almanzor en la Sierra de Gredos; Peña Vieja en los Picos de Europa; Urbión y Moncayo. Mi próximo objetivo es la Breche du Roland desde territorio francés.
He dormido en Sallent de Gállego. Hay niebla en Col d'Aubisque. La supero en el mismo collado y puedo contemplar uno de los mejores amaneceres que jamás he visto. no me entretengo demasiado ya que debo llegar a Gavarnie, donde se encuentra la catarata más alta de Europa. Dejo el coche en Col de Tentes y me dirijo sin dudar hasta el refugio de Sarradets, a los pies de la famosa grieta que separa España de Francia. Cuenta la leyenda que el héroe galo Roland, intentando quebrar su espada Durandal para que ésta no cayese en manos infieles en el momento de su muerte, rompió la montaña dejando una impresionante fractura en la roca. La espada no se rompió.


Dirijo mis pasos hacia la frontera española y al llegar allí me sorprende una impresionante ráfaga de aire que atraviesa de un lado a otro la puerta natural hacia España.


Me refugio tras enormes rocas antes de decidir que no voy a ir al pico Taillón (3144 m) debido a la cantidad de gente que se dirige hacia allí. Mi objetivo será el Casco de Marboré, un modesto pico de tan solo 3006 metros, algo más exigente técnicamente y muchísimo más soltario que su vecino. Una hora más tarde corono el coloso.


El año 2003:
Hace ya días que estamos hospedados en Lourdes. La lluvia no ha cesado de caer sobre el país galo. Un día incluso nos hemos ido a comer a San Sebastián huyendo de las lluvias.
Hoy parece que el tiempo nos va a dar una tregua. Nuestro objetivo: el Taillón. Abandonamos la carretera que sube al puero de Bujaruelo para iniciar nuestra andadura hacia la Brecha de Roland. Atravesamos un paso "acuático" equipado con una cadena.


Al llegar al refugio de Sarradets contemplamos como las nubes que hemos tenido a nuestros pies durante toda la mañana están subiendo hacia las cumbres. ya no se ve nada en absoluto a partir de los 3000 metros.


La Brecha todavía es visible, así que decidimos superar los 200 metros de desnivel que nos separan de España para echar un vistazo.


Al llegar a la Brecha: niebla. La nada se apodera del territorio español mientras empieza a granizar...esta vez la montaña ha ganado su batalla, pero a la tercera será la vencida.
Año 2006:
Hemos visto la Brecha en varias ocasiones desde territorio español, sobretodo este año con motivo del trabajo de campo para el libro de fotografía que estamos elaborando, pero este fin de semana es el elgido para hacer la única incursión al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido desde tierras galas.
Tras varias horas de coche llegamos al Col du Tourmalet. Allí es donde unos curiosos y sorprendentes personajes nos dan la bienvenida: unas llamas. Es de noche.
Llegamos a Gavarnie sobre las 22:30 h del sábado 14 de octubre. Él cielo está despejado, hecho que augura una buena jornada para mañana. Nos echamos a dormir pronto, ya que mañana nos espera un buen palizón de monte y de coche.
A las 7 a.m. empezamos a caminar en dirección al puerto de Bujaruelo, donde abandonamos el asfalto y empezamos a pisar tierra y rocas. Un rato más tarde las primeras luces del alba hacen su aparición.
Atravesamos el paso de la cadena, muchísimo menos cargado de agua.


Ya vemos el Taillón.


El camino está libre de nieve más ariba incluso del refugio de Sarradets, aunque la última trepada antes de llegar a territorio español está helada; nos calzamos los crampones.


No puedo evitar pensar en cómo alcanzaron la duquesa de Berry y su séquito en 1828 ese mismo punto, ya que la duquesa iba cómodamente sentada en un butacón que cargaban varios hombres. Hoy buscamos el graffitti que dejaron como testimonio de su presencia en el paso fronterizo.
Nos quitamos los crampones. En España no hay nieve, apenas alguna pequeña placa de hielo que se puede evitar. No los volveremos a calzar hasta el momento de rodear el Dedo por su cara norte, helada, fría y peligrosa por la caída que tenemos hacia el glaciar del Taillón. Antes de llegar allí contemplamos con estupor cómo el hielo se desprende de la parte alta del Pico Bazillac. No quiero imaginar lo que puede caer de allí en invierno: espadas de hielo, supongo.


Tras superar el Dedo y con un viento infernal alcanzamos la cumbre, desde donde se observa una panorámica impresionante del Pirineo.


De regreso nos desviamos unos 200 metros hacia el sur para ir a buscar uno de los más desconocidos rincones del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: los lagos de la Brecha. Se trata de unos pequeños lagos situados a unos 2600 m, justo debajo de las paredes del Bazillac. Desde allí, la imagen de la Brecha y el Casco es de libro.


Regresamos al coche no sin antes entretenernos en fotografiar el graffitti de la duquesa de Berry y su séquito, un sinfín de fósiles en la Faja Roya, la cadena del paso de los sarrios y la sombra de la Brecha proyectada hacia Francia.


Estamos contentos porque esta vez la montaña nos ha dejado subir antes de desaparecer tras una capa de nubes blancas.

8 d’octubre de 2006

Aneto: Monarca del Pirineo

El pasado fin de semana regresamos al Aneto tras años desde mi última visita. Esta vez en compañía de Carmina y de un grupo de amigos.


Nos encontramos en Benasque el sábado al mediodía, donde degustamos unos bocadillos antes de hacer correr los coches por la accidentada pista que asciende por el Valle de Vallibierna hasta el refugio de Pescadores. Una vez allí, nos equipamos y cargamos las mochilas a la espalda. Eran las 15 horas cuando empezamos a caminar por la pista dejando atrás el refugio y los coches.


Pronto nos encontramos el desvío hacia los ibones de Coronas. Hay tres ibones. En el superior queríamos montar el campamento base para ascender el domingo por la mañana al Aneto.


Nos adentramos en el bosque, que empieza a perder el color uniforme del verano para dar paso a la policromía otoñal, pero aún es pronto para disfrutar del otoño en todo su esplendor.


Dejamos atrás el primer ibon y pasamos por encima del segundo progresando por un incómodo pedregal de roca suelta que hacía muy lento el avance.


Finalmente localizamos la zona donde queríamos vivaquear, unos con tienda de campaña y otros sin tienda, durmiendo al raso. Preparamos el campamento y cenamos algo antes de retirarnos a dormir.




Antes de escondernos en la tienda, unas fotos del gigante Nethou.



La noche es clara, hay luna llena. una niebla juguetona va y viene mientras nuestros frontales iluminan cada paso que damos por las inmensas pedreras que dan acceso al collado de Coronas, paso natural al glaciar de Aneto.


Las primeras luces del alba hacen acto de presencia y tiñen de tonos malva el cielo. La luna se mantiene firme en su posición mientras nuestros pasos avanzan hacia arriba.


Pronto superamos las nubes y las dejamos bajo nuestros pies adornando el horizonte.


Llegamos por fin a la trepada del paso de Coronas. Un poquito de ambiente escalador y llegamos al glaciar.



Hace frío, así que no nos entretenemos demasiado antes de calzar los crampones tras un tiempo esperando su turno en el armario.


La progresión por el glaciar y la empinada pala de nieve helada que da paso a la antecima de Aneto le dan un toque muy alpino a la ascensión. Se agradece no tener que sortear rocas.


Finalmente, y con el glaciar como telón de fondo, alcanzamos la antecima de Aneto.


Sólo nos falta el paso de Mahoma. Alguien lo definió así: "una vez emitido el juicio, los hombres pasan por el puente, más fino que un cabello y más afilado que un sable. Los buenos lo atraviesan con la velocidad del relámpago; los réprobos caen al infierno".


Con el fin de progresar de la forma más segura posible, Josu y Gabi montan un cordino atado en varios puntos del paso, de escasos 15-20 metros, para que quien quiera se pueda encordar. Para eso hemos cargado arnés y mosquetones, así que nos atamos y atravesamos sin demasiada dificultad la fina arista.
Llegamos por fin a la cumbre y gozamos enormemente de la sensación de tener el Pirineo entero bajo nuestros pies.



Al regresar a casa nos enteramos de que un montañero de 28 años ha perdido la vida destrepando un paso en los Portillones, en la ruta normal de ascensión al Aneto desde el Refugio de la Renclusa. Descanse en paz.