4 de febrer de 2007

El Cervino catalán: les Agudes

Les Agudes, o el Cervino catalán como a mí me gusta denominarlo, es un pico de 1703 metros situado en el macizo del Montseny. Existen infinidad de rutas para ascenderlo: desde sencillas pistas forestales que ofrecen al visitante un magnífico paseo por el hayedo más meridional de Europa hasta interesantes itinerarios en terreno casi vertical, como la cresta de Castellets.


Es uno de los picos que más veces he hollado desde que empecé a caminar y trepar por las montañas y allí me ha pasado casi de todo.
La primera vez que ascendí a la cumbre, lo hice en compañía de un amigo, Alberto. Salimos un día de febrero de 2001 desde el collado de Sant Marçal y ascendimos por la pedrera de la cara norte. Éramos novatos en la montaña y nos pareció una hazaña digna de mención. Los años me han confirmado que es uno de los picos más complicados que tenemos cerca de casa.


Un año más tarde salimos de Barcelona con mi amigo Dani el día 1 de enero de 2002. Subimos al Turó de l'Home con la montaña bien cargada de nieve. Subimos por la pista con intención de hollar el Turó y seguir el cordal hasta les Agudes, pero un inoportuno viento helado, la niebla y sobretodo el hielo que cubría el camino nos hizo desistir de ascender nuestro segundo objetivo del día. Nos quedamos en el Pic de Sacarbassa a unos 100 metros de les Agudes, y sin apenas desnivel que salvar. Prometimos regresar para acabar la ruta.

Un par de meses después, en marzo, lo conseguimos. Hat trick en el Montseny: Turó, Sacarbassa y Agudes. De nuevo con Dani.

Han tenido que pasar unos años para que regresara. El 4.2.2006, con Carles, tuvimos una aventura de las que no se olvida fácilmente. Salimos de Sant Marçal con intención de subir les Agudes por la cresta de Castellets. Había hielo en algunos pasos y por culpa de una de esas placas de hielo nos separamos en un paso que Carles ya había superado, pero que yo no alcanzaba. Decidimos seguir itinerarios diferentes: yo cramponé por el bosque nevado hasta el collado de Agudes y él debía seguir por la cresta, pero un poco más arriba decidió descender al bosque.

Eso se convirtió en una trampa, ya que el único que llevaba material de invierno era yo. Me llamó angustiado desde la mitad de una pala nevada. Yo ya había hollado la cumbre hacía un rato y estaba tomando el sol cuando me llamó indicándome su posición. Me fuí a buscarle y tardamos unas 3 horas en salvar los escasos 200 metros de desnivel que le separaban de la cima.

Fui dando patadas a la nieve dura para que él pisara un terreno menos peligroso. Finalmente, a las 16 h, hollamos juntos la cumbre.

El domingo 4.2.2007 hemos vuelto con intención de acabar lo empezado el año pasado, pero cargados con todo el material de invierno por si acaso. Hemos conseguido avanzar un tramo más de la cresta.



Estamos contentos, pero no conseguimos acabar la vía de los Castellets porque hubo varios factores que nos echaron atrás: el calzado que llevábamos no agarraba lo suficiente a la roca, hacía viento y sobretodo, no teníamos claro si podíamos abandonar la vía una vez metidos en el último tramo de 150 metros hasta la cumbre.

Decidimos postponer la conclusión de la vía para otra ocasión más propicia y descendimos hasta el camino que nos llevaría hasta el collado de Agudes.


Desde allí, a la cumbre: mi 5ª vez si contamos que el año pasado pisé el techo de la montaña 2 veces en 4 horas.

Vistas desde la cumbre.

El descenso por la pedrera y el bosque estuvo lleno de nuevos proyectos y de intenciones de terminar la cresta de Castellets más adelante.