19 de març de 2007

Querido papá

Gracias por quererme sin haberme visto, apostaste por mí y vencimos. Gracias por tu ilusión al verme por fin.
Gracias por tus enseñanzas, tu paciencia y tu cariño. Gracias por ser siempre mi amigo: mi primer, más grande, incondicional y fiel amigo.
Gracias por quererme con todas mis cosas, siempre has estado a mi lado y siempre te lo agradeceré.
Gracias por intentar entenderme, aunque no siempre es sencillo comprender mis porqués.
Gracias por apoyar mis proyectos y mis locuras.
Gracias por creer en mí cuando en ocasiones ni yo mismo creo.
Gracias por estar, en las buenas y en las malas ocasiones, siempre ahí.
¡Te quiero tanto, papá!
Tu hijo
19.3.2007

2 comentaris:

rosa ha dit...

Muy bonito Marc, que incomprendidos somos los padres...aunque siempre estamos alli para ayudar a los hijos...

Fer ha dit...

Si mi hijo me escriba algo así, me derrito.
Slds.