7 d’abril de 2007

Montpellier

Tras días pensando qué opción sería la mejor para pasar nuestros cuatro días vacaciones de semana santa, decidimos irnos al sur de Francia. La zona de Montpellier nos ofrecía un par de vías ferratas interesantes y el sol estaba prácticamente asegurado, así que el viernes salimos de casa dirección a Saint Jean de Védas, donde nos alojamos tres noches seguidas.
El viernes por la tarde paseamos por el pueblo de Sète, puerto pesquero situado entre l'Etang de Thau y el Mediterráneo.


Recorridas sus calles, disfrutamos de un magnifíco atardecer en la zona de Frontignan.


Capturamos el sol entre nuestros dedos.


El sábado al mediodía, tras unas horas en la vía ferrata de La Roque en St. Sèries, paseamos por las bulliciosas calles del pueblo de Somières.



Allí repusimos fuerzas: bocata de queso y creppe de chocolate.



Por la tarde, tras despedir a nuestros amigos Marc y Arantxa, con quienes estuvimos la primera parte de nuestras vacaciones, nos fuimos solos a pasear por el centro histórico de Montpellier.


Por las inmediaciones de la Promenade de Peirou paseamos entre estanques, arcos de triunfo, leones de piedra ...




Regresamos al mar para ver caer el sol en la zona de Palavats les Flots, en l'Etang de l'Arnel.


El domingo poco turismo hicimos, ya que la exigente vía ferrata de Thaurac nos dejó bastante agostados, pero sí que pudimos fotografiar unas flores que adornaban muchas zonas de las que hemos recorrido estas vacaciones.


A ver si pronto podemos disfrutar de nuevo de tantos días juntos: ¡¡MENUDAS VACACIONES!!

3 comentaris:

rosa ha dit...

La foto de las flores es preciosa...

Joan González ha dit...

y las fotos de montaña ?

sou uns guirisssss... jeje

salut

joan

Joana ha dit...

Que pueblos más bonitos, verdad?? y está bien hacer cosas tranquilitas de vez en cuando, también verdad, no?? jajajaja