15 de maig de 2007

Camí de l'Esfinx a Montserrat

La Canal del Miracle parte de la carretera que bordea el macizo de Montserrat entre el km 3 y el 4. Allí dejé el coche sobre las 11 de la mañana del martes dispuesto a recorrer el camino que previamente había diseñado en casa sobre los mapas topográficos de la zona. En el GPS estaba cargado el track del camino a recorrer que si no surgía ningún imprevisto me llevaría a coronar la Miranda de los Ecos en unas 2 h y media.


Las primeras rampas son suaves entre bosques frondosos llenos de vida.


Pronto la pendiente se acentúa y son necesarias las escaleras con pasamanos y las cadenas para poder salvar los obstáculos que los terrenos erosionados por las riadas presentan.



La tupida vegetación de los bosques montserratinos sorprende a quien los atraviesa por primera vez, ya que la creencia popular es la de que Montserat es un macizo de roca y poco más.


La primera sorpresa del día es en forma de flor. La Oreja de Oso, que creía endémica del Pirineo, se presenta ante mis ojos a una altitud similar a la que la encontramos hace un año en los bosques de la umbría de Ordesa, más concretamente en la Senda de los Cazadores.


Aproximadamente una hora después de emprender mi marcha, alcanzo el Coll del Miracle, desde donde diviso ya las primeras moles en dirección al Coll de Porc.


Hasta ahora he seguido marcas de GR y marcas azules. Las siguientes, las franjas blancas y amarillas de PR, aunque por poco tiempo.


Lástima no haber traído el objetivo macro, porque sinó esta foto hubiese sido para enmarcar. A ver si me puedo escapar esta semana de nuevo para fotografiar a las abejas y demás bichos que la primavera atonta de tal modo que permiten que te acerques a escasos centímetros.


Sigo para arriba primero por marcas azules y luego rojas...



... hasta alcanzar una pequeña y modesta cumbre que el GPS me calibra como 1028 y el mapa nombra como 1044. Da igual.


Primer vistazo a la zona de Aurons, por donde discurre gran parte del recorrido del Camino de la Esfinge.


El terreno no es apto para caminantes noveles. En Montserrat, muchos de los senderos atraviesan a menudo grandes bloques de piedra conglomerada que exigen el uso de las manos. Como muestra, esta foto: el camino va por el medio de la roca siguiendo las marcas azules.


¡¡Manos a la roca!!!


Un paso equipado con un cable de acero permite superar uno de esos comprometidos pasos. No se trata del más expuesto de ellos, pero sí del más largo hasta el momento.


Detalle del empalme cable-cuerda-cable.


El sendero va por la base de estas moles de piedra.


Un vistazo a la zona de Les Agulles, de lo más fotogénico que ofrece el macizo.


El itinerario desde Aurons hasta Roques de la Nina. Al fondo se puede ver Ecos y la Cota 1173, fin de mi periplo... pero ya llegaremos.


El siguiente paso es una estrecha canal llena de raíces que ayudan a progresar. De nuevo vuelve a cambiar el color de las marcas con que está señalado el camino; por cierto, uno de los mejor señalados de toda la geografía montserratina.


Desde aquí alcanzo a ver la mole de la Miranda dels Ecos. Para llegar a la cumbre sólo me falta atacar la canal herbosa central.


Los primeros metros, bastante empinados tienen como protagonistas las raíces y los troncos de los árboles que permiten una progresión más o menos segura.


A media canal encuentro una chimenea de unos 8 metros equipada con una pesada cadena de grandes eslabones. Trepo por ella hasta alcanzar un rellano a mano izquierda desde donde creo poder alcanzar el siguiente tramo, pero mis posibilidades de hollar la cumbre disminuyen totalmente cuando veo que la cadena no sigue por donde, a mi entender debería, sinó que sigue recta obligándome a realizar una trepada de unos 3 metros verticales bastante expuesto. Valoro las condiciones y decido abandonar la aventura en ese punto antes de verme metido en un problema del que me resulte complicado salir. Desciendo la canal y decido regresar en otra ocasión con arnés y un par de mosquetones para terminar lo empezado hoy.


De nuevo en el collado, observo una curiosa punta. Decido intentar ascenderla.


De acceso sencillo por la otra vertiente, la Cota 1173, como denominaremos a este pico, se deja vencer fácilmente.


Y me ofrece la que hasta ahora es la mejor panorámica que he podido contemplar del Macizo de Montserrat.


El regreso, tres horas más tarde de cuando empecé la aventura es bastante más rápido, ya que no hay posibilidad de pérdida. En poco más de hora y media estoy de nuevo en el coche dirección Barcelona.

5 comentaris:

Kepa ha dit...

a ver cuando me llevas, que siempre me dices que me vas a llevar pero luego a la hora de la verdad....jejjeje

Zuriñe y Pablo ha dit...

cuando nos dejemos caer por esas tierras (a ver si es pronto) será uno de los lugares que iremos a ver y patear......y yo que siempre pensé que Montserrat era sólo un Santuario debajo de unas rocas.....

GeMe ha dit...

Vaya pasamanos, para hacerte un buen estropicio.

Ya podías montar una KDD y nos ibamos el Kepa y yo.

rosa ha dit...

Como se nota ya la primavera...cuantas flores y que bonitas...

Joana ha dit...

Cada vez más cerca el día de poder estar ahí. Bonito lugar para perderse.