22 de juliol de 2007

Pombie

Ya han pasado varias semanas desde nuestra última incursión en el monte, allá por mediados de junio. Muy poco ha llovido desde entonces, pero hoy, esta tarde desapacible de sábado, las nubes nos rodean por completo. Estamos en el paso fronterizo del Portalet, en el valle de Tena.
Vamos cargados de trastos para pasar la noche en los aledaños del refugio de Pombie, a los pies del mítico Midi d'Ossau. A pesar de lo húmedo y frío del ambiente, nosotros estamos de lo más positivos tras varias semanas de no pisar prados ni montes.


Tenemos por delante un camino de aproximadamente una hora y media a pie. Nos acompañan Joana y Luís y por detrás llevamos a Ibán y Txutxi con quienes nos juntaremos un par de horas más tarde en el refugio.


Los primeros pasos los hacemos rodeados de una intensa niebla que cubre todo el valle de Ossau. No tenemos apenas prisa, ya que no vamos a cenar ni a dormir en el refugio. El peso de la tienda se hace notar pero no importa demasiado ya que el trayecto hasta nuestro punto de destino es relativamente corto. Lo único malo es que nos estamos perdiendo las vistas del paisaje del valle por culpa de la densa niebla que nos cala hasta los huesos. Un buen rato más tarde y tras un par de paradas en el camino para reponer fuerzas alcanzamos los 2032 m, donde se situa el refugio francés de Pombie.


Sin demorarnos demasiado preparamos el lugar donde vamos a plantar la tienda. El tiempo lluvioso que nos rodea nos obliga a abrigarnos al máximo para no ser víctimas de la humedad. Una vez montadas las tiendas aprovechamos la de Joana y Luís para meternos los 6 en el interior y cenar alguna cosilla antes de recogernos hasta el día siguiente.


La noche es muy agradable, más cuando todos pensábamos que nos iba a caer una tormenta encima de las que hacen temblar los cimientos de las montañas. Contra pronóstico no llovió durante la noche, pero la mañana se despertó con un cielo encendido y cargado de nubes oscuras que daban un aspecto fiero al horizonte.


El Midi d'Ossau, nuestro objetivo inicial para el domingo amanecía totalmente cubierto con un intrigante manto de nubes grises. Son las 7 de la mañana.


Un buen rato de deliveración nos hizo poner de acuerdo en qué ruta íbamos a emprender para aprovechar la mañana. Sobre las 8:30 a.m. nos pusimos en marcha por las pedreras cercanas a Pombie, dirección al Col de Suzon.


Poco a poco encaminamos nuestros pasos hacia la cumbre tricéfala de Saoubiste, 2251 m, donde desayunamos.


Antes de llegar, unas trepaditas interesantes para dar un poquito, sólo un poquito de ambiente.


Sólo mientras estábamos en la cima de Saoubiste, el vecino Midi mostró su cumbre entre las nubes y el viento que azotaba nuestros rostros.


A medida que pasan las horas, el viento va barriendo las nubes de las cimas y podemos ver el Pico del Mediodía, Midi d'Ossau, antes de abandonar el valle.


Ya cerca del coche nos encontramos con una manada de caballos que se dejaron acariciar y posaron mansos ante las múltiples cámaras que les disparaban con sus flashes.


No es la primera vez que vemos el Midi. Siempre ha sido difícil de observar por culpa de las nubes que suelen acumularse en la vertiente francesa del Valle de Tena. Ahora sólo nos falta poderlo subir, pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

4 comentaris:

ldiegoes ha dit...

Sobretodo no hay que desesperar ni intentar heroismos...

Ya se sabe que el lado frances nos tiene manía a los ibericos.

Besotes.

igertu ha dit...

JAJAJA pues yo no le tengo manía a esos ibericos, están que buenisimos.

Preciosas fotos, a veces el mal tiempo nos deja unas bellas estampas, mucho mejores que con buen tiempo.

Será la próxima...

rosa ha dit...

Ja trobabem a faltar els teus reportatges!!!!!!

Molt maco tot...i veig que la Joana i el Compi no es perden ni una!!!!!!!!

Raul ha dit...

Sabia decision, la montaña siempre estara ahi esperandonos, no vale la pena arriesgar.

Saludos!