17 de març de 2008

Vermicelle al Cambre d'Aze

Tras nuestra primera toma de contacto con el mundo alpinista, decidimos tras un par de fines de semana en casa esperando una ventana de buen tiempo y buena nieve, atacar la zona de Cambre D'Aze en Francia. Se trata de una pared plagada de corredores de nieve que ascienden a una de las zonas más emblemáticas del lugar.

Pasamos la noche, de nuevo, en el comodísimo asiento del coche. Hizo frío y no conciliamos demasiado bien el sueño. Es lunes, no hay nadie en el monte.

Tardamos poco más de una hora en atravesar las instalaciones de la estación de sky de Cambre d'Aze; entre remontes y telearrastres. Finalmente llegamos al llano que da acceso a los corredores.

No tardamos en localizar el Couloir Vermicelle (fideo en francés) y nos calzamos el material para acometer con seguridad la que sería nuestra primera canal en solitario.

La inclinación ronda los 45º en la mayor parte del corredor. La nieve está dura, pero hay huella.

Carmina dándole a los pinchos en la parte media de la canal.

Yo mismo a la salida del corredor, donde la inclinación aumenta, más o menos a los 55º sino más.

La parte alta está bastante libre de nieve. Nos dirigiremos a la cima de Cambre d'Aze antes de descender por una canal cercana.

La cima está coronada por una cruz metálica como tantas otras cumbres.

El descenso lo realizamos por la canal más ancha y sencilla de la pared situada entre la cima de Cambre d' Aze y la salida del Couloir Vermicelle.

Carmina celebrando la llegada al llano tras un rápido descenso.

Un largo paseo por el bosque y un último vistazo al Vermicelle antes de partir hacia casa.