24 de juny de 2008

Una serpiente en les Baumes Corcades

Situada a unos 30 minutos de casa nos encontramos la vía ferrata de les Baumes Corcades en el municipio de Centelles. Llegamos a pie de ferrata sobre las 9 de la mañana. No había todavía nadie a la vista y el sol prometía una mañana calurosa.


Colocados arneses, cascos, bagas y disipadores, empezamos a trepar por las grapas del primer tramo, el más sencillo pese a contar con un par de desplomes nada más comenzar.





Llegando al final del primer tramo las vistas de Centelles son muy bellas.


El segundo tramo tiene como mayor aliciente un puente nepalí; pero antes de llegar a él, nos espera un tramo atlético muy aéreo.




No traten de hacer esto en sus casas.


Finalmente llegamos al puente, de 69 metros de largo.




Los tres lo superamos sin demasiadas complicaciones. Se nota que poco a poco vamos cogiendo fortaleza mental ante las alturas...


Una vez descendido el trmao del puente, firmamos en el libro de registro.


El siguiente tramos discurre horizontalmente por las baumes.


Gran sorpresa al encontrarnos con una serpiente que medía un metro de longitud aproximadamente.


Otro tramo descendente muy fotogénico nos acerca de nuevo al camino.


El último tramo de la segunda parte de la vía ferrata es horizontal y termina en una corta chimenea desplomada.


Tras el desayuno bajo los pinos, nos encaminamos al tercer y último tramo de la vía ferrata. Nos espera el techo desplomado que se supera con la ayuda de una antiestética escalera metálica colgando del abismo.




Un último desplome, el penúltimo esfuerzo.


Tras unas 3 horas de recorrido alcanzamos la cima del Puigsagordi, 972 m.


El regreso por la carretera lo hicimos mientras la meteorología iba poniéndose de color gris.

3 comentaris:

Joan González ha dit...

joder,joder...gran aventura...

salut
joan

Fer ha dit...

Vindo vuestras caras está claro que lo pasasteis pipa.
Slds

ldiegoes ha dit...

Me lo pasé brutal!!!!!

Marc y Carmina son unos anfitriones perfectos.