20 de juliol de 2008

La mano de Bruce

Este fin de semana ha sido el fin de semana reservado a Bruce en Barcelona. Llevábamos tiempo esperándolo y por fin ha llegado. A las 20 h del sábado nos encaminábamos al Nou Camp. Mi primera vez allí para un concierto. Teníamos entradas muy alejadas del escenario, en el gol norte, pero estábamos dentro y eso era lo importante.


Son las 22:20h.

Bruce está al caer. Los nervios están a flor de piel. De repente, sin aviso, sin lógica, se apagan las luces del estadio. Todo el mundo grita. Esos 30 segundos entre que apagan la luz y aparece el Jefe en el escenario son lo mejor. Vuelves a tener 3 años, y Papá Noel está en la ciudad. "¡Hola Barcelona!". El Boss pasa lista. Sabe que estás ahí. Ya tienes tu recompensa. Una larga espera, pero ya está aquí.

Las palabras las saqué de internet hace unos días
y reflejan claramente lo que sientes estando ahí.


Durante tres horas de derroche energético, Bruce va sirviendo grandes éxitos de su carrera: Glory Days, Jungleland, Atlantic City, The River... son algunos de los buenos momentos del recital. Pasada la medianoche se pone la cosa seria y ataca los bises, un terremoto de rock que arrasa el césped y las gradas azulgranas. Sobre la 1:30h se despide con toda la familia Springsteen en lo alto del escenario.


Llegamos a casa casi a las 3 de la madrugada y con planes para el día siguiente. Tras 9 años de seguir "tranquilamente" a Bruce; Carmina y yo nos convencimos mutuamente para acercarnos al hotel donde se concentraba Bruce durante su estancia en la Ciudad Condal: un refugio en la montaña del Tibidabo al cual pudimos acceder sin demasiados problemas hasta el momento en que indicamos que queríamos dejar en la recepción un regalo para el Sr. Bruce Springsteen. Muy "amablemente" una "relaciones públicas" del hotel nos indicó que no podían ayudarnos y que debíamos esperarle fuera... menos mal que el día era bueno y el sol, que acabó siendo sofocante, nos broceó la cara. Podemos decir que pasamos el día en la montaña del Tibidabo...
A eso de las 18 h, tras varias horas de espera viendo como algo más de una veintena de fans nos congregábamos a la salida del hotel, apareció la inconfundible figura de Bruce en la puerta del hotel. Saludó desde lejos y se metió en la furgoneta. Con un letrero le indiqué: A GIFT 4 YOU. No sé si fue por eso o por otra cosa, pero detuvo la furgoneta para que me pudiese acercar. Abrió la ventanilla y sin cruzar ni media palabra le entregué un libro y estrechamos la mano.


Tres segundos después entreban en la furgoneta decenas de discos para que Bruce los firmase, tuve tiempo de colar el que habíamos traído y sacar un autógrafo aparte de la foto.


Unos minutos después, subió la ventanilla y se despidió rumbo al Nou Camp mientras fuera le saludamos con la mano.


Satisfechos con lo conseguido a pesar de no ser nuestro plan inicial, nos despedimos del guarda de seguridad del hotel, el único amable de toda la gente que rodeaba el recinto, y nos dirigimos al concierto no sin antes tomar algo y cambiarnos el calzado.


A las 20 h nos encontrábamos con Dani y el resto de gente que tenía que entrar en el recinto con nosotros, ya que éramos los encargados de custodiar las entradas hasta la entrada al Nou Camp. Estábamos muchísimo mejor situados que el sábado, en la segunda gradería bastante cerquita del lateral del escenario. Eso garantizaba una mejor calidad de sonido, a priori. Así fue.


A las 22:00 h, tras un corto retraso, las primeras notas de Tenth Avenue Freeze Out encendían el Estadi que no dejó de saborear las mieles del rock durante las tres horas, hoy también, que duró el concierto. En total 15 temas nuevos respecto al día anterior, más de medio concierto: Youngstown, Workin' on the Highway, I'm Goin' Down, Detroit Medley... y sobretodo, Rosalita, una de las que tenía pendientes de escuchar en directo.


Con una sonrisa de oreja a oreja, con los tímpanos temblando y los pies hinchados llegamos al final del concierto. una vez más Bruce había cumplido y nosotros también.

Esperemos volver a verle pronto.


Algunas de las imágenes están sacadas del foro springsteencorner.com

3 comentaris:

Fer ha dit...

Estuve en el concierto que dio dos días antes aquí en Madrid.
Fantástico.
Por lo que cuentas, allí igual de bien.
Slds.

ldiegoes ha dit...

heeei ferrraterrooooooo!!!!!

Que wapos salís cagüen vaya sonrisa que teneis los dos!!!!

Sese ha dit...

Coincido con todos los momentos mágicos que comentas en tu artículo.

Como comento en mi blog fue un concierto con una media parte de 20 horas quqe por lo que veo aprovechasteis al máximo (que envidia!!!)

Saludos (y me quedo con tu frase esperemos volver a verle pronto)