5 de juliol de 2008

Trepando en Montserrat

Todos recordamos nuestro bautizo en la roca como algo especial, a mí me pusieron boca a bajo al descenderme de mi primera pared en la escuela de Atxarte. Este pasado sábado por la tarde le tocó el turno a Elsa, mi sobrina de 13 años. La recogimos en Barcelona al mediodía, nos acercamos al monasterio de Montserrat y cogimos el funicular de Sant Joan que nos acercó a la escuela del antiguo restaurante. Allí nos organizamos y empezamos a trepar por terceros y seguimos por algunos cuartos sencillitos para tomar contacto con la roca. El calor se dejaba aguantar gracias al vientecillo que soplaba y a la agradable sombra de los árboles del lugar. Empecé yo a trepar con Carmina al grigri.



Le tocó el turno a Elsa mientras yo la aseguraba desde abajo. Unos primeros momentos de duda acerca de la seguridad y la confianza en el material que la mantenía a salvo fueron los únicos escollos a la hora de empezar a trepar. Luego enseguida se empezó a mover como pez en el agua. Parece que le gustó.




Enseguida quisieron asegurarse la una a la otra.



Spidergirl y Catwoman se fueron turnando para bailar con la roca mientras yo me dediqué a sacarles fotos desde abajo, aunque cierto es que me dejaron trepar en más de una ocasión.



El sol iba cayendo a medida que pasaban las horas.


Estuvimos allí toda la tarde y sólo lo dejamos cuando realmente no tuvimos más ganas de seguir trepando. Antes, habíamos rapelado desde la reunión y Elsa se había currado su primera vía como primera en Montserrat, un tercero tumbadito pero disfrutón.

3 comentaris:

Kepa ha dit...

que ganas de escalar tengo!!!!!!

ldiegoes ha dit...

Eeehehhhh cagüen, que bien os veooo!!!

Ese conglomerado!!!

Anònim ha dit...

como se llama la roxa que ai en monserat??