2 d’agost de 2008

Midi d'Ossau: vivac en la cumbre

Tras mucho tiempo esperando, por fin este fin de semana hemos podido hollar la cumbre de uno de los picos más emblemáticos de la cordillera pirenaica. Se trata nada más y nada menos que del volcán Midi d'Ossau situado practicamente en la frontera entre Francia y España, aunque totalmente en territorio galo. Su cima alcanza los 2884 m.


El sábado por la mañana salimos de casa dirección a Biescas donde nos reunimos con Kepa, que nos esperaba aburrido en la gasolinera del pueblo. Le recogimos y a eso de las 15h estábamos practicamente listos para empezar a caminar por las campas del Portalet en dirección al Col du Pombie.


Sin excesivo calor pero con bastante peso a la espalda fuimos remontando las zetas del camino hacia el coloso pirenaico más elegante.


Desde el collado debemos descender unas decenas de metros hasta el refugio de Pombie, no sin antes sacarnos una foto de rigor con el Midi.


Un breve descanso en el refugio para cargar de agua las cantimploras fue suficiente para atacar el centenar de metros que nos queda antes de llegar al Col de Suzon. Unos metros por encima del refugio nos percatamos del proceso de autodestrucción que han iniciado las botas de Carmina por culpa del calor. Hicimos primero un intento de arreglar las botas con un débil esparadapo que llevábamos nosotros en la mochila, unos metros más adelante una pareja de franceses nos dejaron apenas un palmo de esparadrapo para arreglar las dos botas...pero no fue hasta la llegada de una amable mujer que no dejó que Carmina siguiese adelante sin convertir sus botas en la versión montañera de la momia. Gracias a ella pudimos seguir adelante.


Una vez llegamos al collado de Suzon, decidimos seguir adelante hacia la cima dadas las buenas condiciones meteorológicas de las que estábamos disfrutando.


El collado se fue quedando atrás mientras nosotros fijábamos la mirada al frente.



Un picoteo y afrontamos la primera de las tres chimeneas del Midi. Se trata de un canalizo estrecho que nos acerca a un bloque empotrado que hay que superar por la izquierda con ayuda de dos clavijas situadas estratégicamente para permitir el flanqueo.



Un corto paseo con alguna trepadita sencilla nos acerca a la segunda chimenea, de unos 25 metros expuestos, para mí la más bonita. Hay dos modos de subir, derecha e izquierda. Nosotros optamos por la derecha ya que la otra opción la estaban usando una gente para descender rapelando.


Superada la segunda dificultad importante del día nos enfilamos hacia arriba en busca de la tercera chimenea, más sencilla de localizar a la bajada que subiendo. Acabamos subiendo por una chimenea paralela a la correcta pero que nos dejó a escasos metros de la salida de la buena. Muy disfrutona esta tercera trepada.


Más arriba nos aguarda un caos de rocas muy perdedor y que no ofrece una senda bien definida. Se trata de ir subiendo intentando localizar el mejor paso hacia la cima. Es el Reino de Pombie.


Doscientos metros incómodos nos separan de la gloria. Llegamos a la cima secundaria del Midi donde dejamos las mochilas, sacos, esterillas y demás para afrontar la corta, fácil pero intensa arista que nos separa de la cima principal.


En la cima, las fotos de rigor mientras el sol va descendiendo. Son las 20h. Hemos tardado 5 horas con descansos, paso himalayístico y trabajos de zapatería incluidos. Pero estamos allí, en el Midi, a 2884 m... ¡Menudo hotel!.



Nos despedimos de un padre y su hijo que ocupaban el vivac principal y cresteamos hasta la cima secundaria donde teníamos hecha la reserva. El sol iba descendiendo y el mar de nubes se extendía por tierras galas.



Preparamos algo de cena antes de que el sol descendiese del todo.


Sobre las 22:30h nos metimos en los sacos y nos dispusimos a afrontar nuestra noche en altura.


La noche fue muy agradable. Buena temperatura y ausencia total de viento. Once estrellas fugaces pude contabilizar en los ratos de vigilia, además de sorprender a un armiño que vino a robar, consiguiéndolo, las cáscaras de los pistachos de anoche.


Por la mañana... ¡Despierta, el amanecer, que te lo pierdes!


Son las 7:45h cuando iniciamos el descenso por el caos de rocas.


Conecto el GPS para tener clara la situación exacta de la cruz-flecha que marca la salida del Reino de Pombie hacia la tercera de las chimeneas.


Destrepamos con cuidado la tercera de las chimeneas. Esta vez era la correcta, aunque quizás fue más sencillo, aunque algo más expuesta la trepada por donde nosotros subimos. Para gustos, los colores. Cuidado con las rocas que caen porque pueden provocar más de un accidente. El uso de casco se hace imprescindible.


La segunda chimenea se baja rapelando. La gente empieza a llegar ahora desde el refugio, así que hay que ir esperando pacientemente a que nos llegue el turno.



Donde más esperamos fue en la primera de las chimeneas, la que nos dejará, por fin, en tierra firme. También rapelamos.


Descendemos a Suzon tranquilamente ya que no tenemos excesiva prisa para llegar abajo. Hemos tardado unas dos horas en descender desde la cima hasta el collado.


Nos despedimos de Kepa, que decide ir a subir el Peyreget mientras nosotros descendemos pole-pole hasta el refugio de Pombie. Quedamos en reencontrarnos en el aparcamiento del Portalet.


Alcanzamos el refugio donde hacemos una parada técnica para descansar, beber agua y estudiar el estado de las botas de Carmina que ya empieza a ser de agonía extrema.


Seguimos adelante despacio, sin forzar las botas más de lo debido. Descendemos desde el collado de Pombie hasta las campas del Portalet. Tenemos ganas de llegar al coche y que ella pueda cambiarse el calzado que pide la eutanasia activa a gritos.


Finalmente llegamos al coche mientras vemos a Kepa descender a tumba abierta por las campas del Portalet. Lo hemos conseguido. Las botas han resistido, han tenido un digno final.

4 comentaris:

Diego ha dit...

Muy buena actividad,

ni las botas aguantaron !! jejejej-

Un saludo, Diego.

Joan González ha dit...

Jo Marc...ja tens regal per la Carmina....

donç casi ens trovem, vaig fer el Peyreget el dia 8.

salut
joan

Fer ha dit...

¡Menuda actividad! Impresionante.
Tengo pendiente el Midi. ¡Vaya montañota!
Slds

Kepa ha dit...

Lo de las botas....estuve todo el finde con el culo prieto...jejejeje menos mal que aguantaron!!!! madre mia