1 de febrer de 2009

Fin de semana rural

Tras varias semanas de preparación, por fin, a finales de enero conseguimos reunirnos un grupo bastante grande de gente para llenar una casa rural perdida en medio de la montaña del Bages, muy cerca del municipio de Callús. Nosotros llegamos a altas horas de la madrugada mientras que muchos ya estaban allí desde hacía horas.

El sábado estuvimos disfrutando de una lluviosa mañana en Cardona, donde aprovechamos para visitar el castillo y hacer una pasada rápida por las minas de sal.


Ya en la casa, al mediodía, empezamos a preparar la comida: calçots, carne a la brasa y all i oli; en definitiva un manjar que empezamos a degustar a las 3 de la tarde y que no terminamos hasta bastantes horas después... y hubo quien todavía tuvo fuerzas para cenar algo. Brutal.



El domingo, más de lo mismo: paseito bajo la lluvia por la mañana y copiosa comida al mediodía. Lástima del tiempo porque la compañía fue inmejorable. Esperemos que se repita pronto.