11 de setembre de 2010

Penyes Altes i Moixeró

El sábado pasado de madrugada me cogí los bártulos, la perra y el coche y me dirigí a Bagá, de donde parte la carretera de Coll de Pal. Antes de llegar al paso bajo la carretera C16, un pequeño aparcamiento a mano izquierda me sitúa en el punto de inicio de la ruta de hoy.
Mientras me desperezo y desayuno algo, aparece un 4x4 y de él se baja Joan, que se ha presentado de sorpresa. Genial, me irá bien charlar con alguien durante la larga jornada que se prepara ante nosotros.
Aprovecho esta imagen sacada de internet para ilustrar un poco lo que se ve desde el camino (1km) que sale de la carretera hacia el pueblecito de Grèixer.

Partimos del pueblo dirección al GR pero pronto localizamos un desvío que nos introduce de lleno en el camino.

La Canal de la Serp nos espera: un largo y empinado camino que remonta un boscoso barranco que nos acercará hasta el Coll de Raset.

Luces y sombras jugueteando con el sol en el interior del bosque.

Un sinfín de zetas nos permiten ganar altura rápidamente por el bosque. El desnivel es importante.

Un pequeño descanso para contemplar los magníficos árboles que nos rodean.

Tras un buen rato conseguimos superar las máximas dificultades de la Canal de la Serp y volvemos a tener vistas hacia el sur. Una pequeña calima nos dificulta disfrutar totalmente de ellas.

Hay que ir bien preparado ya que no hay agua en todo este tramo y casi en el collado es donde encontramos una fuente de agua. Kira lo agradece.

Últimos metros antes del collado. Un rebaño de vacas nos espera con sus ruidosos cencerros. Decidimos reposar un rato y dar buena cuenta de las viandas que cada uno trae.

Nos quedan escasamente 250 metros de desnivel. Las magníficas vistas permiten ver los rasos de Peguera, la Serra d'Ensija, el Pedraforca, el Cadí y en primer plano el Puig Cubell y el Moixeró, que más tarde hollaremos.

GR sin dificultades más allá que sortear "minas" de vaca. Únicamente un corto tramo de trepada que se supera con un poco de ánimos y unos trocitos de queso como premio.

La cima principal de les Penyes Altes marca el punto de unión entre Barcelona, Lleida y Girona. El vértice está en el suelo...

Foto de cumbre en Penyes Altes. 2279 m.

Mientras Joan se dedica a hacer una panorámica, me encamino a la cercana cumbre gemela para observar las vistas hacia el este.

Sí foto, sí cima. 2276 m.

Tossa d'Alp desde la segunda cima.

Pedraforca y Cadí al fondo. Penyes Altes detrás de Kira.

El Pedraforca, presente durante toda la ruta.

Destrepado el punto conflictivo, llegamos de nuevo al Coll de Raset donde unas vacas han ocupado el camino que lleva al Puig Cubell.

Una pano de Les Penyes Altes.

Puig Cubell. 2092 m.

Descanso en la cima.

Siguiente parada y última: el Pic de Moixeró.

Caminando hacia Moixeró. Cuidado con las vallas electrificadas, que están bien conectadas.

Cartelito en la cima.

Foto de cumbre en Moixeró. 2091 m.

Curiosa manera de subir al monte y de bajarlo. No conseguimos ver si llevaban calzado adecuado para la actividad... y el fresquito tampoco era como para sacar el pajarillo a ventilar, pero para gustos los colores.

Hay que descender entonces hacia el Coll de Moixeró, cerquita hay una fuente de agua potable con canalización.

No hay que coger el sendero que va al refugio. El camino correcto se adivina desde el collado y se localiza unos metros más abajo con tendencia a la izquierda.

Importante localizar este picacho y superar el colladín entre él y el Moixeró.

El sendero hacia les Roques Negres se adivina entre el bosque.

Camino empinado muy cansado para las rodillas.

Un gran hito marca el buen camino.

El Dragón de Gaudí en el Parc Güell de BCN es similar a esta roca.

Botas y uñas para descender entre rocas.

Finalmente localizamos el punto de unión del sendero del bosque, marcado con pintura roja, con la pista GR que nos llevará de nuevo al pueblo. Magníficas vistas de la cara sur de la Serra de Moixeró. Podemos observar gran parte de la ruta recorrida.

La pista nos acerca finalmente al pueblo de Grèixer y desde allí en unos 15 minutos al coche.

Han sido unos 16 km y 1344 metros de desnivel acumulado en un total de 9 horas de marcha con amplias paradas para fotos, agua y comida.