22 d’octubre de 2010

Niebla en la Teresina

No despertamos en casa y tras un desayuno completo partimos hacia las faldas de Montserrat donde nos espera la ferrata Teresina que asciende desde la ermita de Santa Cecilia hasta la cumbre de Sant Jeroni. En el croquis se aprecia tanto el camino de subida, como la vía ferrata y el camino de descenso. La imagen está sacada desde Sant Vicenç de Castellet algún día durante la primavera de 2010.

En la ermita, la niebla envuelve a Luis mientras preparamos las mochilas. Hace fresquillo pero el parking registra media entrada pese a ser viernes y presentarse el día del modo en que está meteorológicamente hablando.

Nos adentramos en la canal de Sant Jeroni intentando localizar las marcas azules que nos acercan a la vía ferrata. La canal se encuentra sumamente desmontada tras los derrumbes de la pared izquierda de la canal según se sube.

La prudencia nos aconseja el uso de casco desde bastante abajo. El sendero ha quedado bastante dañado y, en ocasiones, la sirga que sirve de ayuda para la progresión ha sido destruida.

Sobre las 11:30h alcanzamos las dos grapas serradas del inicio de la ferrata. Dichas grapas se encuentran en la vecina Canal del Mejillón, una vez superadas un par de cadenas de las de arrastrar transatlánticos.

Un primer tramo cortito muy fotogénico por pasar por una pequeña abertura en la roca, da paso al tramo que a mí siempre se me atraganta. Un "paseito" sobre un puente de roca con el cable de vida muy bajo y un patio a mano derecha de los de órdago.

La vía se encarama por encima de las rocas buscando la pared de Santa Cecilia. Se suceden grapas, cuerdas, cadenas y poco más para facilitar la progresión. El día parece que va escampando, pero sigue haciendo bastante fresco.

Luis respirando aire puro tras huir de su Madrid.

Una miradita por el agujero a ver qué hay...

La siguiente pared equipada únicamente con cable y alguna grapa solitaria.

Tras un buen rato de ferrateo, por fin un rayo de sol, uohohooh... Al fondo el mar de nubes que cubre todo el horizonte.

Un tramo horizontal nos acerca cada vez más a las canales de acceso a la Agulla de Santa Cecilia.

Unas decenas de metros más arriba llegamos a la cima de la citada Agulla. Mar de nubes hacia el norte, viento frío en la cara y nadie en la pequeña cima. Un lujo de viernes por la mañana.

Panorámica del mar de nubes rompiendo en suave oleaje contra las murallas de Montserrat.

Seguimos adelante afrontando el único tramo descendente de toda la vía. Hay posibilidad de realizar un rápel desde la Agulla de Santa Cecilia, pero es más sencillo destrepar dada la equipación de la canal. Al fondo el mar de nubes.

El siguiente tramo nos acerca cada vez más en distancia y altitud a la cima de Sant Jeroni, pero antes tendremos que anclarnos en cualquier sitio posible ya que las riadas de las últimas semanas han dañado algo algunas de las líneas de vida.

Tramo reequipado desde la última visita en 2008. Se han colocado minigrapas que ayudan bastante en la progresión por las pulidísimas lajas de piedra. El cable de vida ha sido reforzado y se agradece no tener que colgar de una cuerda roñosa y deshilachada.

La última parte de la canal está bastante deteriorada por la fuerza de las aguas y presenta varios árboles caídos que dificultan enormemente la progresión.

En ocasiones incluso obligan a pasar por debajo de las raíces.

La última dificultad de la vía ha sido suavizada enormemente al colocar varias minigrapas que ayudan quizás demasiado teniendo en cuenta el espíritu de dificultad que rodea las paredes de Montserrat. De todos modos sigue siendo un tramo bastante interesante.

Luis, una vez superada la cadena de la parte baja de la última canal.

Un ascenso en oposición es lo mejor para superar la canal de acceso a cumbre. La luz de la parte alta nos anuncia que esto se acaba.

Cumbre de Sant Jeroni. 1236 m. Mucha niebla y mucho viento nos convencen para iniciar cuanto antes el descenso.

Sant Jeroni visto desde el camino de descenso antes de adentrarnos en la Canal de Sant Jeroni.
Debemos seguir marcas naranjas hasta prácticamente el final de la canal en su parte baja.

Una escalera tipo Dolomitas: 2 tablones fijados con clavos. Sobre mi cabeza, la parte de la pared que ha sufrido el desprendimiento de las rocas.

Una última cadena antes de llegar al sendero que nos conducirá de nuevo al coche.

Un magnífico contraluz con la Agulla de Santa Cecilia destacando a la derecha de la imagen.

Finalmente ha sido una ascensión de unas 3 horas más o menos, teniendo en cuenta que localizar la ferrata en el actual estado de la canal puede resultar bastante penoso. Para el descenso calcularemos más o menos una hora o un poco más.

5 comentaris:

ldiegoes ha dit...

Que gusto recordar después de una semana, que yo he estado por allí.

Muchas gracias por las vacaciones en vuestra casa, me sentí parte de la familia.

Un beso a Irene y a Kira de mi parte.

Gabi ha dit...

Muy guapa la ferrata.......se nota que lo pasasteis genial.
a seguir igual de bien.
Un saludo.

Marc ha dit...

Ya sabes, Luis, la próxima vez te traes los papeles y te empadronas...

Zieft ha dit...

Marc!!! Yo tambien quiero!!! En Nadal no, que hara frio, pero en Semana Santa-Veranito, llevame a una ferrata, plissss... ;) Ademas, como los dos somos padres de familia serio y responsables, se que me cuidaras, jejejejeje

Marc ha dit...

¿¿Cuánto pagas??