8 de maig de 2011

Puig Ventós

Ruta circular partiendo de la parte alta de Olesa de Montserrat, desde la puerta del polideportivo municipal, para ascender al Puig Ventós pasando por el Plà del Fideuer. El regreso debíamos hacerlo por la marca roja desde la Creu de Saba, pero nos desviamos en la ermita de Sant Pere y acabamos descendiendo a la carretera B-120 y comiendo 3 km por carretera a las tres de la tarde on un alor de espanto, pero muy disfrutona la ruta.

Justo al comenzar algunas gotas de lluvia nos acompañan, pero los chubasqueros nos protegen. La previsión es buena para el resto del día.

En la zona de la Creu de Beca nos desviamos por la pista principal que se desvía a la derecha. vamos paseando por terrenos trabajados con frutales y olivos.

Friends will be friends, o sea, gente con gente.

Cada mochuelo a su olivo.

A medida que vamos ascendiendo vamos echando vistas a las poblaciones cercanas a Montserrat. A lo lejos, Esparreguera.

El camino tranquilo permite pararse para practicar un poco la macrofotografía.

Restos de las lluvias de la noche en la pista hacia el Plà del Fideuer.

Más macros.

A lo lejos observamos el Puig Cendrós y las rocas de Petintó.

Una parada en la Font de la Roureda, que curiosamente no tiene robles, sinó higueras.

Descubriendo las verdes frutas de la higuera que esperan su momento de maduración.

Cambio de espalda, ahora es mami la que me lleva a su espalda. En este punto la pista se abre y un atajo marcado en verde y amarillo nos lleva por el buen camino.

- ¿Es esto una esparreguera?
- Sí, pero no hay espárrago; ya se ha convertido en planta.

Foto de grupo con las primas en el momento de volver a la pista.

Mis niñas.

Buscando espárragos en las márgenes del camino. La verdad es que estaba todo bastante avanzado.

En el Plà del Fideuer las vistas hacia el Puig Ventós empiezan a ser más interesantes.

Señal que marca el cambio de dirección, empieza la ascensión al abandonar la pista.

Momentos antes de iniciar el ascenso.

El camino asciende para luego ladear la montaña.

Montserrat enmarcado por el Puig Cendrós y les Roques de l'Afrau.

Una sonrisa.

Foto familiar con Montserrat con telón de fondo.

Foto familiar con Montserrat con telón de fondo (II).

Al cambiar de ladera, el sol aparece. Toca destrepar un poco antes de acometer la subida final.

Descubriendo el romero.

Ruinas de la masía de Puig Ventós.

Últimos metros hacia el cima, coronada por la Creu de Saba.

Estamos a 594 metros.

Mesa de orientación.

Plaga de hormigas voladoras.

El descenso lo hacemos por el otro lado de la montaña.

Otra macro.

Un tramo de roca entre tanta maleza,a pesar de que el camino estaba recién arreglado.

Té de roca.

Seguimos las mismas marcas que en el ascenso.

Macro de nuevo.

Cruce de caminos, es aquí donde nos confundimos al ir a visitar la ermita de Sant Pere Sacama.

Ermita.

No nos hizo falta cargar con agua para nadie ya que charcos y fuentes abundan en la ruta.

Un último vistazo al Puig Ventós desde la pista de descenso.

Despertar con una sonrisa tras horas de dormir en la espalda de mamá.

Al errar el camino de bajada, terminamos en la carretera entre Vacarisses y Olesa y nos tocó andar unos 3 km por la carretera.

A la entrada del pueblo, sólo nos queda atravesarlo a 30ºC a las tres de la tarde.

Recuperando fuerzas antes de llegar a casa.

Un croquis a mano alzada sobre ortofoto señalando los 14 km de la ruta.