14 de juny de 2011

CADINELL. 2112

El viaje en coche nos acerca al Pedraforca, que nos saluda libre de nubes, aunque sus faldas nos preparan para la meteorología que nos encontraremos en el Cadinell dentro de un rato.

Cruzamos Saldes y luego Gósol mientras rodeamos el Pedraforca. Una vez metidos en la carretera de Josa, un desnivel del 7% nos sube al Coll de Josa para luego descender al punto de inicio de nuestra ruta.

Situado entre grandes montañas, la esbelta cumbre del Cadinell se alza majestuosa frente al pueblo de Josa de Cadí. El primer vistazo impresiona, y se sube por el collado que lo separa del Cadí, el más vertical...

Josa de Cadí, punto de inicio de la ruta a unos 1400 m de altitud.

Salimos de casa bastante tarde y tuvimos que realizar un par de paradas técnicas importantes antes de llegar a Josa; pero finalmente aquí estamos "de estreno".

Preparamos las mochilas y empezamos a caminar justo a la entrada del pueblo, de donde parte una pista apta para vehículos a motor que llega al Coll de Jovell. Nosotros seguiremos en todo momento las marcas de GR y PR que nos separan de la pista para evitar las vueltas que da por la montaña.

Autofoto familiar antes de comenzar a caminar.

Kira en sus marcas.

Atrás dejamos el pintoresco pueblo de Josa. Una maravilla visual.

Santa María de Josa, un pequeña ermita a 5 minutos del pueblo. Nuestra primera parada pasa por el cementerio de la ermita con muy poquitas tumbas señaladas.

El GR prosigue su trayecto por detrás de la ermita, a la que hemos llegado desviándonos apenas 1 minuto del GR principal.

Desde el jardín tras la ermita, las vistas hacia Josa son espectaculares.

Unos metros más arriba, cruzamos un torrente, donde más tarde al bajar degustaremos el agua cristalina que la montaña nos ofrece.

En los primeros compases de la ruta, Irene a la espalda de papi. Las nubes de momento cubren parte de la Serra del Cadí y bajan hasta el Coll de Jovell. Veremos en qué termina el asunto.

A lo lejos, el Pedraforca muestra su cara B, la que se sube desde Gósol.

Primera parada para tirar de los pelos a Kira y echar un trago.

Cambiamos la montura y seguimos adelante por el cómodo sendero. Estamos bajo la pista y escuchamos más de un motor, aunque al ser martes, hay poco tráfico.

Zona de piedras a modo de cuchillo, muy curiosas las formaciones rocosas de este lugar. Cruzamos por encima de un tronco integrado en la montaña.

A medida que avanzamos, la montaña pierde su altivez, aunque un último contrafuerte presenta todavía un aspecto inexpugnable.

Nos adentramos en el bosque. Los pinos intentan cortarnos el paso, pero no lo conseguirán.

Segunda parada técnica para tragar y ajustar las vestimentas.

Estirando un poco las piernas. Cada vez habrá que parar más rato en cada control.

El GR, bien marcado en todo momento nos acerca al collado. La pista, que cruzamos en un par de ocasiones da sus últimas vueltas antes de llegar a él.

Llegando al collado.

Coll de Jovell. Estamos a 1790 m.

Abandonamos el GR y giramos en dirección a la montaña. Nos adentraremos por la zona de la Obaga Negra que nos ayudará a cruzar la parte baja del monte.

Jugando con la funda de las gafas me lo paso genial.

El Coll de Jovell a la espalda.

El sendero, en sus inicios, es sencillo de seguir a pesar del grado de inclinación, bastante fuerte.

Precioso bosque de pinos.

A la sombra de los pinos...

Seguimos adelante. Los pinos van dejando paso a los arbustos, cada vez más abundantes.

Tercera parada técnica. ¿Queréis un poco de manzana?.

Cambio de montura otra vez. El cansancio hace mella en Irene y pronto empieza a quejarse. Quiere dormir, pero le gusta más la espalda de Carmina para ello, así que pronto volveremos a cambiarla de espalda.

Aunque antes localizamos la zona de la Veda, que muy hitada, permite el acceso a la parte alta del cordal siguiendo un empinado sendero.

Rápidamente le ganamos metros a la montaña. Cada vez estamos más cerca del objetivo.

Una barandilla natural ayuda a superar el paso más tieso de la ruta.

Últimos metros de subida.

Finalmente llegamos al collado, el Coll de Galliners, tras evitar los últimos contrafuertes rocosos. A nuestra espalda el Cadí.

Enfrente, la zona de Tuixen y Port del Comte, con sus respectivas pistas de ski.

El gris Pedraforca muestra la tartera de Gósol.

Una vez en la parte alta, un sencillo sendero nos acerca a la cima. Quedan pocos metros para coronar.

¿Sabéis quien llega la primera?

Foto familiar en la cumbre de Cadinell a 2112 metros.

Las nubes nos han respetado y podemos observar la panorámica de lo que no rodea sin impedimentos.

A nuestros pies, el coche aparcado a la entrada de Josa.

Nos agenciamos un cayado para el descenso. Hay que extremar precauciones dado el desnivel que hay.

Irene se ha dormido hace un buen rato y ahí sigue ajena a todo.

Descendemos más o menos directamente siguiendo hitos, que en la parte baja del monte se desvanecen. El GPS nos ayuda a resituarnos.

Por fin, Coll de Jovell. ¿A qué esperáis?.

El Valle de Josa presidido por el Pedraforca, que nos acompañará hasta el final de la ruta.

A mitad de camino volvemos a estar todos despiertos y disfrutamos mucho de los árboles que nos obligan a agacharnos. ¡Es toda una aventura!.

¿Me queda bien la gorra de papá?

En este punto dejamos de ver el Pedraforca, es el punto en que nos metemos en el barranco de las rocas con forma de cuchillo. Estamos cerca del final.

Luz directa sobre el pueblo de Josa.

De nuevo en la pista, sólo quedan unos metros antes de llegar al coche.

Donde nos espera un buen plato de arroz con tomate.

Y una manzana de postre.

Abandonamos el lugar mientras el coloso se despide a su manera.

Han sido unos 700 metros de desnivel desde el pueblo en un itinerario de ida y vuelta muy bien señalizado en la primera mitad pero bastante distinto desde Coll de Jovell a la cima, donde hay que extremar las precauciones y tener en cuenta la inclinación del terreno, que de estar mojado puede resultar muy peligroso.


4 comentaris:

Marc Bota ha dit...

Molt bona ruta!! La veritat és que el Berguedà amaga uns tresors increïbles..
Salut!

Anònim ha dit...

A la primera foto no es veu el Cadinell, s'hi veuen les elevacions que hi ha al sud de coll de Torn!!!

Es veu la pista que ratlla la base del pedraforca com continúa i passa per darrera del cim a l'esquerra, això és impossible!

Fixa't que el cim que senyales queda ben bé al sud del Comabona, no ho és, és molt més occidental el Cadinell, enfonsat i solitari, i mai amb el Pedraforca a tocar cap al sud, sinó que queda un xic lluny i cap a llevant.

És que m'ha fet mal als ulls la primera frase, la de que una imatge val més que mil paraules, si és bona sí, però si no quedes retratat.

Bona ruta i felicitats per poder gaudir la muntanya en familia.

Marc ha dit...

Rectificar és de sabis. La teva apreciació és correcta i l'error ja s'ha corregit. Moltes gràcies, amic.

Andua ha dit...

Viendo la cara de Irene está claro que le ha gustado la vuelta, normal, es muy bonito todo eso.