11 d’agost de 2011

GRAND TETON N.P. (1): Mormon Row

Situado al noroeste de Wyoming, El Parque Nacional de Grand Teton conserva un paisaje espectacular rico en montañas majestuosas, lagos inmaculados y una extraordinaria vida salvaje. La elevación vertical abrupta de la cordillera de Grand Teton contrasta con la horizontalidad del valle cubierto de salvia y los lagos glaciales en la base, creando un paisaje mundialmente famoso que atrae a casi cuatro millones de visitantes cada año.

Tras un reparador sueño de 3 horas ¿? nos despertamos a eso de las 4:30 a.m. (sobre las 12:30h en España) y nos ponemos en marcha. Hoy el plan es dejar Jackson (Wyoming), atravesar el Parque Nacional de Grand Teton y dirigirnos al norte hacia West Yellowstone (Montana).
Mientras las chicas se acicalan, salgo de madrugada por las desiertas calles de la pequeña ciudad y compro unos burritos para el desayuno que calentaremos en el microondas de la habitación.

Nos despedimos del hotel hasta la semana que viene cuando volveremos a pasar nuestra última noche en EEUU, pero eso queda todavía muy lejos.

Una foto de recuerdo ante la puerta del hotel. Detalle a tener en cuenta: la bandera de barras y estrellas cuelga de TODOS los edificios, puertas y jardines del lugar.

Antes de encaminar nuestro recorrido hacia las montañas, nos dirigimos hacia Albertsons para realizar la compra. Tenemos pensado hacer acopio de víveres para hacer más llevaderas las horas de coche y ahorrar un poco de tiempo y dinero evitando los restaurantes.

El proceso de compra es largo, ya que la variedad es infinita. ¡Tantos productos nuevos y difíciles de conseguir en casa...!.

Una vez realizada la compra y cargado el coche, nos ponemos en marcha para comenzar nuestra visita a los dos parques nacionales más importantes de Wyoming. Para elllo debemos abandonar la localidad de Jackson por la carretera 191 dirección norte.

Las indicaciones son sencillas de seguir.

Unas millas más al norte, parada obligada en la Park Entrance Turnout, donde nos esperan las primeras fotos y las primeras vistas generales del lugar.

La entrada al parque está cerca y hay ganas de comenzar a visitarlo.

La panorámica desde aquí es impresionante. Los montes de más de 4000 metros se alzan de golpe sobre el llano de Jackson Hole. La mayor altitud, el Grand Teton, alcanza los 4197 m.

Una foto familiar con la caravana Dodge que nos han adjudicado en el Car Rental, al fondo el Grand Teton, que debe su nombre a la similitud de sus formas con los pechos femeninos a criterio de los primeros descubridores franceses que pusieron nombre a la cordillera.

Hechas las fotos de rigor, nos dirigimos por la Mormon Row Road al este de Blacktail Butte para visitar las granjas antiguas que surcan el valle.

Un pequeño mapa de situación.

Encontramos la primera de ellas con sus edificios perfectamente conservados.

Un antiguo granero y las montañas de Grand Teton como telón de fondo.

Primer encuentro con la fauna autóctona: una pika. Se trata de un pequeño roedor parecido a un ratoncillo de campo pero con la cola muy pequeña que corretea curiosa alrededor de los visitantes que se le acercan.

La estampa da para mil fotografías, hay que asegurarse de salir bien en las fotos, que luego hay que elegir...

La segunda granja, el mismo telón de fondo.

Una vez vista la zona, recorremos la carretera de Gros Ventre Road dirección a la carretera 191, la principal. Señales de tráfico especiales anuncian en todo momento la presencia de fauna salvaje.

Es por ello que constantemente nos vemos obligados a detener la caravana.

Y aprovechar que Irene duerme plácidamente su sueño.

Para contemplar la inmensa manada de bisontes que pasta tranquilamente en los llanos de Jackson Hole.

Están suficientemente lejos como para permitirse el lujo de abandonar el coche y sacar fotos desde la carretera.

Un rato más tarde, se empezaron a acercar y cruzaron la carretera por delante del coche. Nos quedamos estupefactos, pero no fue nada con lo que nos encontraríamos unos días más adelante; pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Seguimos adelante nuestro día con la obligada parada en el aeropuerto para gestionar el tema de las maletas. Nos informan que están en Canadá y que seguramente hoy por la noche o quizás mañana lleguen a destino. Esperemos que sea cierto. Aunque, con las experiencias previas y el gafe de nuestra maleta, ya habíamos metido lo más importante e imprescindible en el equipaje de mano. De hecho, si no apareciesen las maletas, prácticamente ni lo notaríamos, al menos yo.
Nos estamos acercando cada vez más a la entrada oficial del Parque Nacional de Grand Teton, pero antes nos detenemos en el Visitor Center para chafardear un poco y comprar una mochila muy especial para la pequeña de casa.

Fue salir y, allí mismo en la entrada del Visitor Center, comenzar a jugar con sus animales de peluche: Bison, Wolf, Bear y Moose respectivamente.

POR FIN. La entrada del parque con sus garitas de madera, sus ranger uniformados y su bandera al viento. Estamos en Moose Entrance Station. Entramos en el parque.

La entrada al parque de Grand Teton (que también sirve para el Parque Nacional de Yellowstone durante 7 días) cuesta el módico precio de 25$ por coche.

Y es tan absolutamente cutre como un mapa de la zona con un recibo del supermercado de la esquina grapado en él... una lástima porque nos esperábamos algo más currado. Fue el único dato que me falló, aunque prefiero que fuese eso que no los paisajes y emociones que habíamos imaginado ver y experimentar en las sucesivas jornadas.

Una última visita a las edificaciones del Grand Teton: Episcopal Chapel of the Transfiguration, una pequeña y curiosa capilla en medio de la nada, rodeada de altas cimas, lagos y ríos que, más allá de las creencias de cada uno, vale la pena visitar. Fue construida en 1925 y está abierta a los visitantes.

Anunciamos nuestra llamada haciendo ver que sonaba la campana.

Foto familiar en la Chapel of Transfiguration.

Lo más bonito de la capilla, es el curioso altar que tiene, una ventana abierta a la naturaleza con las montañas de fondo.

A la salida, una petición curiosa...: Por favor, cierra la puerta al salir y ayúdanos a mantener a los critters fuera.

Damos así por terminada nuestra mañana en la ruta automovilística del parque nacional y seguimos rumbo norte hacia Jenny Lake, donde caminaremos un poco, no sin antes cruzarnos con un wapiti de camino al lago.