23 d’agost de 2011

RUTA CIRCULAR AL PUIGMAL

Hemos vuelto al Puigmal (en mi caso por octava vez si no cuento mal) para tratar de que Kepa pueda llegar a ser un montañero catalán con pedrigree. La ruta escogida es la sencilla subida desde Fontalba arreglada con la bajada a Núria y posterior ruta por GR hasta Fontalba a recoger el coche. Nos plantamos en el abarrotado aparcamiento de la zona sobre las 9:30 h y entre que nos ponemos y no, son las 10h cuando comenzamos a caminar.

Últimos preparativos antes de comenzar la ascensión.

El sendero, explicado en más de una ocasión este mismo blog, no tiene pérdida.

Mis princesas en los primeros metros de la ascensión.

Contando vacas.

Persiguiendo a Kepa. Hoy mi ritmo es lento, no me encuentro nada fino. De hecho me voy durmiendo mientras camino y no me encontraré bien hasta regresar a casa por la tarde-noche.

Saludando caballos. Hoy estamos la mar de entretenidos con la fauna local.

A nuestra espalda el sendero de subida y el que recorreremos dentro de unas horas para regresar de Núria.

Una vez en el Cim de la Dou, echamos vistas al ya cercano Puigmal.

El tito Kepa entretiene a Irene cazando saltamontes.

Seguimos ascendiendo penosamente los metros más pesados de la ruta.

Necesito un descanso. Físicamente voy bien, pero mi cabeza no está demasiado fina. Le doy un buen trago al agua y me como una bolsa entera de platanitos deshidratados antes de continuar adelante.

En marcha de nuevo.

Tras superar los 150 metros de la pedrera del Puigmal, nos plantamos en la antecima, un llano largo y tedioso que nos separa de la cumbre principal.

Llegando al último repecho.

Metros finales de la ascensión.

Cumbre del Puigmal.

Descendemos hacia Núria tras una parada de avituallamiento. Al fondo la zona de Ulldeter.

Descendemos rápidamente las últimas rampas del Puigmal.

Unos llanos herbosos nos acercan a la Coma de l'Embut.

Cataratas (I).

Cataratas (II). En este punto las aguas desaparecen bajo la montaña.

Nos acercamos al bullicioso enclave de Núria.

Santuario de Núria, a mi entender, uno de los edificios menos acordes con el respeto al entorno natural.

Rodeamos el lago y nos metemos de lleno en el sendero que bordea la montaña dirección sur hacia Fontalba.

Última parada de descanso.

Los últimos metros se hacen largos a pesar de la belleza del lugar. Tenemos ganas de llegar y soltar las mochilas.

No ha sido el mejor día de monte por culpa de ese malestar general que he venido sufriendo desde los primeros metros de la ascensión; pero podemos decir que hemos hecho cumbre y hemos pasado una buena jornada en la naturaleza, que no es poco.

2 comentaris:

Kepa ha dit...

Sois unos campeones por aguantarme...

Marc ha dit...

Te tendré que volver a traer aunque sea a rastras, que tanto entretenernos en la cocina... ¡nos escaqueamos de cortar la leña!. Ja ja ja ja ja.