11 d’agost de 2011

YELLOWSTONE NATIONAL PARK: LA ENTRADA

El Parque Nacional de Yellowstone está situado en los EEUU, al noroeste del estado de Wyoming. Una pequeña parte del parque se encuentra en los estados vecinos de Idaho y Montana.

Creado en 1872, Yellowstone es el parque nacional más antiguo del mundo. Su extensión es de 8.983 km² (898.300 hectáreas, es decir, una superficie más grande que la de la isla de Córcega). Constituye el segundo mayor parque de los EEUU, aparte de Alaska. Yellowstone es famoso por sus fenómenos geotérmicos; en él se encuentran dos tercios de todos los géyseres del planeta, y también numerosas fuentes termales. Alberga numerosos grandes mamíferos: osos grizzlys, osos negros, lobos, coyotes, alces, ciervos; así como manadas salvajes de bisontes y wapitis. El parque constituye el corazón de un extenso y preservado hábitat natural, uno de los últimos ecosistemas intactos de las zonas templadas. Se inscribe en la lista de las reservas de la Biosfera desde 1976. Recibe cada año la visita de cerca de cuatro millones de personas, lo que hace de él uno de los parques americanos más frecuentados.


El parque no es más que la inmensa caldera de un volcán latente que en cualquier momento podría entrar en erupción creando un desolador panorama de destrucción debido al gran impacto producido por una hipotética erupción del que se considera el mayor volcán del mundo.

Allí llegamos nosotros el jueves por la tarde y, como no podía faltar, volvió a aparecer uno de los personajes más entrañables de los que me han acompañado a lo largo de mis salidas al monte. El otrora gran compañero de rutas, únicamente aparece ahora en las grandes ocasiones, y ésta es una de ellas. Esperemos que siga teniendo oportunidades para reaparecer de vez en cuando.

Dejo un mapa de la zona para ilustrar las distancias en millas y kilómetros en las principales carreteras del Parque Nacional. Hay que destacar las cuatro entradas (N,S,E,O) del parque que confluyen en dos carreteras principales en forma de bucles (superior e inferior) que permiten la visita de la mayoría de las mayores maravillas de este inmenso territorio protegido.

Entramos en faena a media tarde del día 11 de agosto con la foto de rigor en el cartel de la South Entrance. ¡Qué ganas teníamos de entrar por fin en el Parque Nacional de Yellowstone!.

Detalle de las garitas de entrada al parque nacional. La entrada la tenemos incluida, como ya comentamos anteriormente, con el ticket del Grand Teton National Park; así que el paso por el control es un puro trámite.

Seguimos la carretera que discurre cercana al Snake River. Hoy no tenemos ninguna intención de visitar el Parque Nacional, ya habrá tiempo para ello en los próximos días, pero preferimos atravesar el parque que rodearlo por las carreteras exteriores, ya que así acortamos el tiempo y la distancia a recorrer hasta nuestro próximo destino en la localidad de West Yellowstone (Montana) a escasa media milla (0.8 km) de la entrada oeste del parque.

Una parada obligada por obras nos permite salir del vehículo a estirar las piernas en los aledaños del Lewis Canyon, que vitaremos ampliamente el día de regreso.

Las luces del día comienzan a descender cuando enlazamos con la carretera del Loop Inferior a la altura de West Thumb y desde donde podemos contemplar la inmensidad del Yellowstone Lake.

Las chicas se han dormido, disfruto de la conducción pausada por el parque nacional. El límite máximo de velocidad está marcado en 45 mph, aunque en ocasiones se reduce considerablemente en las cercanías de las zonas más transitadas. Finalmente me veo obligado a despertarlas ante el espectacular atardecer que se contempla en la zona de Midway Geyser Basin, con el sol cayendo tras las colinas mientras las fumarolas atraviesan los últimos rayos de sol.

Todos los adultos salimos del coche para contemplar el espectáculo mientras Irene duerme plácidamente desde hace un buen rato. Parece que el jetlag le ha afectado de manera diferente al resto del grupo.

Con las últimas luces del día llegamos a nuestro hotel en West Yellowstone, donde vamos a establecer nuestro campo base durante las próximas jornadas para ir descubriendo poco a poco los secretos del primer parque nacional del planeta, el Yellowstone National Park.

Un dato: las maletas han llegado, pero al hotel de Jackson Hole; así que no las tendremos hasta mañana al mediodía en nuestro hotel de West Yellowstone. Tendremos un poco más de paciencia, en fin...