8 de desembre de 2011

Pedraforca: casi estival en diciembre

De nuevo al Pedraforca... Esta vez con Erik, quien tenía pendiente subir un monte desde hacía más de tres años. Surgió casi sin querer la posibilidad de ascender al coloso y no lo pensamos. A las 7 de la mañana nos encontrábamos en el punto de reunión y a las 9:30 estábamos en el mirador de Gresolet, donde se inicia la ascensión.

El camino elegido es el del Coll del Verdet, ya que es el único que ofrece la posibilidad de subir con algo de nieve, muy escasa por estos lares. Cargamos los pinchos en la mochila y emprendimos la caminata.

Al poco rato llegamos al refugio Lluís Estasen, desde donde vemos la Canal que ascenderemos totalmente libre de nieve.

Panel informativo en el refugio advierte de la presencia de hielo.

Paso angosto no apto para los más robustos.

El camino estaba curiosamente acondicionado en las cercanías del refugio. No recordaba que estuviese tan bien cuidado la última vez que subí (y no hace tanto).

Llegados al desvío, nos encaramamos a la roca y nos acercamos al Coll de Verdet usando las manos.

La umbría de la montaña no nos recibe con manto blanco.

Pero sí con torrentes helados.

Detalle del hielo en la hierba.

Detalle de las arrugas de un árbol fallecido.

Estamos llegando a la parte alta. ya vemos el Coll del Verdet, nuestro siguiente punto de control.

Una vez allí, nos abrigamos para protegernos del frío viento que azota nuestras caras y nos dirigimos a la zona más entretenida de la ascensión.

Un interminable montón de trepadas no demasiado complicadas, pero sí heladas, nos esperan.

Un rebeco nos contempla desde la arista.

Por delante, un numeroso grupo de gente. El riesgo de caída de piedras es alto, y así sucede. Un grupo en lo alto hace rodar unas piedras y una de ellas impacta en un chaval que forma parte de un grupillo de chicos que parece que han ido al Pedraforca por primera vez.

Primeros auxilios en la montaña. No es más que una pequeña brecha en la cocorota, pero que sangra abundantemente. La gente que pasaba les aconsejó descender, pero decidieron subir de todos modos pese a la poca experiencia que comentaron tener. Todos les advertimos que si más arriba se les complicaba algún paso, el descenso por donde estábamos subiendo sería mucho más peligroso que seguir adelante. Decidieron continuar. Esta vez tuvieron suerte y consiguieron subir y coronar la cumbre, pero a veces sobrevalorar el propio nivel puede jugar malas pasadas. PRUDENCIA, POR FAVOR.

Seguimos trepando hasta el final de la arista. Un último trecho helado fue la mayor de las dificultades antes de poder ver por fin la cima del Pedraforca.

Un vistazo al camino que nos queda por recorrer. Un sinfín de trepadas y destrepes que, al estar al sol, no complicaron más la ascensión de nadie (por suerte).

Un descanso para reponer fuerzas antes de seguir.

Descendiendo de nuevo unos metros antes de volverse a encaramar a la roca.

Por fin, tras tres o cuatro subidas y bajadas, alcanzamos la cima.

Foto de cima a 2497 metros. Un buen bocata, un par de mandarinas, un zumo y un plátano son lo mejor para reponer fuerzas.

Nieve en las zona del Puigmal.

Nieve en Andorra y casi nada en el Cadí, al menos en la cara sur.

Port del Compte... nada de nada.

Repuestos de la subida, iniciamos el descenso por la canal central del Pedraforca, la famosa Tartera.

Un lugar donde la más oscura de las botas se vuelve blanca y donde unas botas que se precien deben ser probadas alguna vez. No apto, a mi modo de ver, para calzados de caña baja o de suelas excesivamente blandas. Hay que echarle valor y trotar un poco monte abajo, dejándose deslizar por encima de la grava.

Finalmente, tras 6 horas en el monte (3 y media de subida con alguna parada), el descanso en la cima y las dos horas de bajada; llegamos a Saldes donde una butifarra y unas patatas bravas con cerveza nos esperan. La última luz del Pedraforca nos despide hasta la próxima.


11 comentaris:

Kepa ha dit...

Joder, si yo pensaba que en el Piri Catalán había nevado la ostia

Marc Bota ha dit...

Al final, per pujar al Pedraforca hauran d'obligar portar casc. Per cert, bona ascensió i poca neu!!!
Salut!

Luis Dorado ha dit...

Preciosa montaña,que recuerdos!!!!
Espero que Erik disfrutara mucho,esa tartera siempre me cuesta bajarla no como a ti que bajas escopeteao,nunca he visto a nadie bajarla tan rápido!!!! jajajaja!!!
Un abrazo.

Jabian ha dit...

K recuerdos... Via del guarda, Cami del tro.....
Salut y montaña

Marc ha dit...

Ya ves, Luis, uno que quiere llegar abajo rápido para degustar butifarra y cervecita. Ja ja ja ja ja.

Gabi ha dit...

Como se nos esta resistiendo este año la nieve....
Bonita ascensión.
A seguir disfrutando campeón.
Un abrazo.

SAKI ha dit...

Ostias, yo también esperaba nieve, almenos un poco más. Mediados de diciembre y Pedraforca sin nieve, raro raro...

Imprudencia la de los chavales, podría haberles costado caro, por suerte les salió bien la jugada. No es un monte para subir a la ligera, y más si no tienes experiencia.

GIROA ha dit...

Me kasuen! pero donde esta la nieve? está el Pirineo que da penita para la época.

A esa cima le tengo unas ganas tremendas.

pep leon ha dit...

Preciosa montaña...la verdad que la ruta del Verdet con nieve tiene su ambientazo...bonitas fotos...salut.

MACC ha dit...

El Pedraforca es especial, la pena es la poca nieve para la época

En cuanto a los chavales un ejemplo mas para añadir a la larga lista de imprudencias en esa montaña...............y luego claro, vienen los intentos de regulación

javier marco ha dit...

que wapo tioo, y vaya con la nieve, q esta desaparecida
me esta gustando mucho tu blog
1 saludo