25 d’abril de 2013

ANGRY BIRDS

 De nuevo nos metemos en el mundo del fondant. Esta vez ha sido un encargo, el primero desde que nos dedicamos por hobbie al asunto. El reto: un Angry Bird (el rojo, para ser más exactos). Y qué mejor modo de preesentar un pastel rojo que con el bizcocho también colorado? 


Una vez cortado, lo empapamos de almíbar de frutas del bosque.


Se rellena y se cubre con buttercream.


La cobertura disimulará los defectillos del bizcocho y nos permitirá dejarlo listo para el fondant.


Antes de cubrir con fondant.


Una buena porción de fondant rojo y a amasar.


Se enrolla en el rodillo y se deposita sobre la tarta.


Sin perder tiempo, se tiene que alisar y cubrir la totalidad de la tarta


Tarta cubierta y con la forma deseada en la base.

Llega el momento de los detalles. un bisturí hace su función en la obra.


Añadimos la cara y la pechera del pájaro que ya va adquiriendo su forma final.


Últimos detalles: la cola.


La cresta.


Resultado final.


Carmina con el Angry Bird.


Puesto que el día de entrega se presenta lluvioso, hemos ideado un chubasquero improvisado para garantizar la entrega en buenas condiciones.


El repartidor antes de salir.


Xènia, Hugo y Héctor con el pastel.


Felicidades Hugo, esperamos que hayas disfrutado de tu cumpleaños; que me ha dicho un pajarillo que ibas fardando de pastel ante tus compañeros...