18 de juny de 2013

TARTA PEPPA PIG

Cualquiera que tenga en casa a un retaco que no llegue al metro de estatura conoce a Peppa Pig: una simpática cerdita que con su hermano George y sus padres Papá y Mamá Pig causa furor entre los más pequeños.
De ahí que la elección del pastel para el tercer cumpleaños de Irene estaba clara: un pastel de la Peppa.
Y como los cerdos son rosas, pues ahí va un bizcocho rosa.


Lo primero, confeccionar la forma del personaje con bizcocho.


Recorte y corte por la mitad para proceder al relleno.


Relleno de fresa.


Empapado el exterior de la figura, procedemos al trabajo con fondant.


Primero la falda: roja.


Luego el escenario: azul para el cielo y verde para la hierba.


Ya sólo nos queda la cabeza de la Peppa, lo más entretenido, que no difícil.


Ya tenemos el fondant en su sitio, falta decorar.


Orejas montadas.


La cosa va tomando forma poco a poco.


Cara completa.


La Peppa Pig en su salsa, falta decorar un poco el fondo.


Detalle de los pies con sus zapatitos.


Brazo y cola.


Un retrato de tres cuartos.


Detalle de los ojos.


Detalle del morro: oink.


Resultado final de la tarta.


Para complementar la tarta, siempre caen algunas galletitas de regalo.



Feliç aniversari, princesa.


1 comentari:

Anònim ha dit...

Que linda!