20 d’agost de 2013

LLANOS Y CASCADAS DE LA LARRI

Han pasado más de seis años desde nuestra última visita al P.N. de Ordesa y Monte Perdido allá por diciembre de 2006, en plena faena para el libro de fotografía que publicamos hace ya unos años.
Desde entonces han sucedido muchísimas cosas, entre ellas, la llegada de las dos maravillas que llenan nuestras vidas: Irene e Iván.
Es por ello, que vamos a aprovechar una ventana de buen tiempo para visitar de nuevo nuestro antiguo campo de trabajo en Pirineos y vamos a intentar mostrarles en una maratoniana visita de cuatro días, los cuatro valles que conforman el Parque Nacional.
Empezamos en el valle de Pineta donde llegaremos de madrugada. Son casi las 2 a.m. cuando montamos la habitación del hotel Cañonero y nos retiramos a dormir. Una apacible noche en mitad de la nada a medio camino entre Bielsa y el Parador Nacional nos espera.
Nos despertamos con las primeras luces dispuestos a comernos el primero de lo cuatro platos.


Mirada cómplice al ver dónde hemos dormido.


Ya de día, descubrimos el maravilloso enclave donde decidimos plantarnos ayer por la noche.



Preparamos un nutritivo desayuno junto al coche mientras reorganizamos la parada.


Los peques con las altas cumbres de Pineta (Añisclo y Monte Perdido) desde las cercanías del hotelito improvisado.


En pocos minutos nos ponemos en marcha y recorremos los escasos 5-6 km hasta el aparcamiento de pago del Circo de Pineta, donde se prohíbe pernotar fuera de las áreas habilitadas.


Una vez situados, nos preparamos para una ruta inédita para nosotros: los Llanos de la Larri con sus cataratas.


El sendero que parte de la caseta de información propone un tiempo de llegada a los Llanos de una hora y media, evidentemente a ritmo de un adulto y sin demasiadas paradas. No será nuestro caso, así que nos tomamos con calma el asunto. Hemos venido a disfrutar, a enseñarles el Parque a los pequeños.


Regreso al paraíso.


Un croquis de la ruta en los múltiples paneles informativos que encontraremos. Nosotros alargaremos un poco más la ruta, como ya se verá, hasta la cabecera del Circo de la Larri.


El camino empieza atravesando el fabuloso y sombreado hayedo de Pineta. Una pista discurre por la espesura hasta encontrarse con el agua que cae de las cascadas del Río Cinca.


De momento, todos despiertos.


A coll, empezamos pronto hoy.


Enseguida salimos del bosque y nos acercamos al Circo de Pineta con el Pico Forcarral en su extremo derecho.


Hemos conseguido que Irene camine cediéndole el honor y la responsabilidad de llevar el peso de la ruta, es decir, guardar el GPS.


Contemplando el Circo de Pineta con sus cataratas descendiendo del Balcón de Pineta, muchos cientos de metros más arriba.


Espera, papi, que miro el GPS (al principio, llamado únicamente "Gepe").


Poco a poco vamos ganando metros hacia el fondo del valle.


Una primera fuente de agua fresquita canalizada directamente de la Cascada del Cinca.


Valle de Pineta.


Llegamos al barranco, cruzado por un puente. A partir de aquí los senderos se separarán. La mayoría seguiremos el camino hacia los Llanos y algunos pocos subirán las duras cuestas hacia el Balcón de Pineta. Esta vez, no nos toca el turno, aunque recomiendo encarecidamente esta subida por el premio que supone la contemplación del glaciar de la cara norte del Monte Perdido.


Seguimos adelante por la pista subiendo de nuevo hacia los Llanos. El desnivel es muy suave y se hace bien a pesar del calor que tenemos ya a estas horas de la mañana.


A nuestras espaldas los Baudrimonts y la Espalda de Esparrets: tres picos de más de tres mil metros que se esconden tras los grandes de la zona.



Otra fuente en el camino. Es ésta, una ruta que se puede hacer sin cargar líquido dada la cantidad de oportunidades de coger líquido durante el camino. 
Ojo, que más arriba puede haber ganado al acercarnos a los Llanos de la Larri.


Todavía en ruta por la pista llegamos a la imprescindible Cascada de la Larri que, como todos los torrentes, este año va muy cargada de agua.


Cuidado con el acónito, que es venenoso.


La última curva de la pista ofrece una de las últimas zonas sombreadas de la ruta, hay que aprovechar para hidratarse debidamente y comer algo. El fuet, barrita energética catalana, es un buen aperitivo.


Por fin alcanzamos la parte final de la pista y se abre ante nosotros la totalidad del Circo de Pineta: Baudrimonts, Espalda de Esparrets, Perdido con parte de su glaciar y el Cilindro a lo lejos. La cabecera del valle con la cascada del Cinca y el Pico Forcarral para cerrar.


Descansaremos unos minutos en este enclave de ensueño.


La cascada del Cinca cae haciendo saltos desde lo alto del Balcón de Pineta.


Foto familiar con el Circo de Pineta.

Unos metros más arriba, alcanzamos al zona del los Llanos de la Larri. Se trata de un inmenso llano rodeado de altas cumbres en cuya cabecera nos espera un último salto de agua. 
Estiva. Chinipro, Pico Royo... rodean nuestro camino a partir de ahorra.



A nuestra espalda el glaciar de Monte Perdido asoma tímidamente mientras su cima se muestra limpia de nieve, apenas un pequeño nevero que seguro es evitable para alcanzar la cumbre.


Pico Royo, un esbelto monumento en mitad del llano.


Nos dirigimos por cómodas campas hacia el fin de la ruta: el Salto de la Larri. Véase la facilidad del terreno, mientras unos caminan, Iván se permite progresar a gatas.


Aunque algún pasito ya va dando, eso sí, cogido de la manita.


Observando lo que nos queda.


Un poco más del Perdido y su glaciar norte.


Menos mal que la ruta permite una buena hidratación que sinó...


El deporte del día será el "Salto de CACA".


Un rebaño de vacas con numerosas crías invade el sendero y hay que pasar por en medio, con cuidado para no molestar.


Terneritos recién nacidos.


Lactancia materna, qué nos vais a contar...


Nos alejamos del Valle de Pineta mientras progresamos hasta nuestro destino.


El Salto de la Larri nos permitirá rellenar las cantimploras.


Un lugar precioso que en su parte baja se llena de toallas y crema solar.


Decidimos no entretenernos en la zona más concurrida de la ruta y regresar de nuevo hacia Pineta.


Volvemos a atravesar el rebaño antes de hacer una parada técnica para comer.


Las nubes de evolución juguetean con las Tres Marías y la Suca. Me ponen un poco nervioso, ya que no hay previsión de tormentas y tenemos pensado dormir en altura...


Regresando por la Larri.


Mírale qué contento con la gorra de su papi.


Regresaremos por la zona de las Cascadas de La Larri, que ahora ilumina el sol de la tarde.



Un recorrido por el bosque sin ningún rodeo nos permitirá descender hasta el aparcamiento.


El sendero se encuentra bien preparado, ya que puede resultar peligroso en caso de estar húmedo.



Múltiples miradores para observar los saltos de agua de la Larri.


Detalle de las rocas de una de las cataratas.


En algunos rincones surgen pozas de agua que invitan al baño, a pesar de la prohibición expresa para ello.



Seguimos descendiendo dando saltos.


Otro mirador, nos vamos acercando al final.


Enésima catarata, cada cual más bella que la anterior.


Por si alguien duda de lo peligroso del terreno.


Por fin llegamos al punto de inicio.


Donde nos espera el coche, el descanso y el cambio de calzado.


Croquis de la ruta. En naranja la subida por la pista y en verde el descenso por el sendero de las cascadas.



Descansamos, nos hidratamos y salimos de Pineta dando por liquidada la visita a este valle. Decidimos hacer unas compras en Bielsa, entre ellas la nueva y más detallada versión del mapa del Parque Nacional.
Nos dirigimos a Escalona donde tomaremos el desvío hacia Puértolas. Pasado el pueblo, un km más o menos más arriba, hay que seguir en dirección a Bestué y de allí coger a mano derecha la pista que sube hacia la Montaña de Sesa. Tras unos cuantos kilómetros saltando con el 4x4 llegamos al Collado de la Plana Canal.



Donde nos recibe todo un comité vaquil de alto rango con fanfarria de cencerro y jotas aragonesas mugidas.


Plantamos la tienda frente al Castillo Mayor. 


Dejando para mañana la ascensión a los Picos Sestrales sobre el Cañón de Añisclo, pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.


El sol se despide.


La luna llena aparece en el horizonte.


Y el cielo empieza a tornarse de color malva.


El embalse de Mediano.


Peña Montañesa.


Sestrales Alto con las últimas luces del sol.


Sólo nos queda mover a los peques al interior de la tienda de campaña.



Hemos conseguido llegar al punto final del día cumpliendo los objetivos y los nenes duermen plácidamente en sus sacos.


Preparo algo de cenar antes de meterme en el sobre.


Y me permito jugar un rato con las exposiciones nocturnas captando algo del cielo estrellado que dentro de un rato tendremos sobre nuestras cabezas. Obsérvese que voy en manga corta, ha sido una noche cálida, cómoda, sin viento y muy reconfortante. Las nubes que había por la tarde han desaparecido y parece que se cumplirá la meteo.


Una última instantánea desde la tienda con la luna lena presidiendo el cielo y las últimas luces de Ainsa en el fondo del valle.


7 comentaris:

pmmp ha dit...

Precioso.

El año pasado estuve por allí con Kepa y Luis y me anoté para ir algún día con la peque.

Saludos.

ALBONTZA ha dit...

Mirando y saboreando este precioso repor con los peques me vienen al "coco" tantas cosas hechas con mis "peques" (ahora 29 y 25) que veo
el tiempo pasado realizado y que ha pasado todo a "toda letxe".
Antes de nada decirte que todo el paisaje con ese color ha sido muy bonito, por lo menos así lo pienso y así lo digo.
No es para menos los Piris dan mucho juego y con ese atardecer y noche, no te digo nada lo majo que te ha quedado.
Aprovechar el tiempo con los peques porque después ya vendrán las preocupaciones.
Ejemplo:
De ahora mismo,le llamo a mi mujer (estoy trabajando) sabes ago de Julen? hoy es miércoles y son las ocho y media de la tarde.
Ya te he dicho que ayer llamo desde la cima del Balaitous al mediodia y que no podía llamar más porque en el refugio de Respomuso ha dicho que no tiene
cobertura y que si patatín y patatan.............
Que viene mañana creo, me dice y que estarán haciendo alguna cima más........
No lo puedes ni lo debes evitar, la preocupación de un padre.
Ya ves las vueltas que da la vida amigo Atreyu.
Que te voy a contar viendo esa maravilla que nos has puesto.
Un abrazo fuerte para toda la familia.
Agur bero bat.

MARC ha dit...

Preciosos comentario, amigo. Muchas gracias. Un abrazo.

Carmina ha dit...

Encantados de volver a Ordesa.....ahora con los peques.

Bego ha dit...

Me ha encantado la excursion, teneis mucho valor para atreveros con los peques a llevar empresas q a mi y mi chica chica nos suponen un triunfo. Muy ameno

Bego ha dit...

Me ha encantado la excursion, teneis mucho valor para atreveros con los peques a llevar empresas q a mi y mi chica chica nos suponen un triunfo. Muy ameno

Bego ha dit...

Me ha encantado la excursion, teneis mucho valor para atreveros con los peques a llevar empresas q a mi y mi chica chica nos suponen un triunfo. Muy ameno