15 de desembre de 2013

CAMINO DE LAS CASCADAS DE RIELLS

Interesante ruta cerca de casa para disfrutar del Montseny escondido.
Partimos de la Abadía de Sant Martí de Riells por la pista que sale unos metros por debajo de la puerta principal y que se dirige al Noroeste.


La pista comienza junto a unos contenedores de reciclaje y está prohibido el paso de vehículos no autorizados. Como vamos a pie, nadie nos dice nada.


Cruzaremos la Riera de Riells por primera vez por encima de un puente de piedra que nos ofrece magníficas vistas del torrente.


Nos acercamos a la Masía de Perarmau, pero antes de llegar a ella, nos desviamos hacia el agua y cruzamos la riera por un puente de madera.


El terreno llanea por entre los castaños monumentales de la zona.


Por mucho que buscamos, las castañas han sido recogidas.


Terreno húmedo y ambiente fresco.


Con papi.


La aventura empieza al tener que sortear un tronco caído. 
Los peques por debajo.


Este gran ejemplar de castaño es el preludio de la zona más bonita de la riera.


Papi, tengo frío.
Y papá la disfraza de papi.


Nos acercamos al agua y la prudencia nos exige cargar a los pequeños.


Bonita poza, la primera de muchas.


Kira espera paciente para seguir adelante. El camino es corto, pero las paradas son continuas.


Nos acercamos a la parte más encajonada del torrente y hay que hacer un poco de recorrido selvático.


Cruzaremos la riera varias veces más. Cuidado con los remojones.


Abandonamos la zona más abierta y nos adentramos en la parte más oscura, húmeda, fría y encajonada de la ruta.


En este punto dejaremos la mochila.


Y comenzaremos a trepar un poco por las rocas. Si no están secas, desistid. Son muy resbaladizas.


Seguiremos en todo momento el torrente


En ocasiones el sendero está casi tocando el agua.


Pero la roca seca siempre ofrece un buen paso.


Otra poza escondida.


Superamos una última trepada sencilla y se nos abre ante nosotros un grupo de cascadas muy interesantes.


Foto familiar con las cascadas.


La última de ellas es la Cascada del Clot de l'Infern, denominación que designa a la zona más angosta de la riera.


Cascada del Clot de l'Infern.


Decidimos ir a explorar un poco más arriba, pero se complica un poco por la vegetación en algún tramo.


Cruzamos por enésima vez el agua.


Y seguimos encontrando bellos rincones en la riera.


Una gran roca nos separa de la riera y aquí decidimos dar marcha atrás y regresar.


No sin antes explorar un último punto donde el torrente parece perder bravura.


Hemos regresado sobre nuestros pasos siendo vigilados por centinelas de piedra en lo alto de las paredes rocosas.


Para otra ocasión nos queda encontrar el Gorg Negre de Riells, pero ahora es momento de conducir hasta casa.

1 comentari:

Carme ha dit...

Bon dia Marc, sóc la Carme del portal totnens. Em podries facilitar un correu per poder comentar-te una cosa?

Moltes gràcies i moltes felicitats pel blog i les atractives rutes que feu en família.

Carme