25 d’abril de 2013

ANGRY BIRDS

 De nuevo nos metemos en el mundo del fondant. Esta vez ha sido un encargo, el primero desde que nos dedicamos por hobbie al asunto. El reto: un Angry Bird (el rojo, para ser más exactos). Y qué mejor modo de preesentar un pastel rojo que con el bizcocho también colorado? 


Una vez cortado, lo empapamos de almíbar de frutas del bosque.


Se rellena y se cubre con buttercream.


La cobertura disimulará los defectillos del bizcocho y nos permitirá dejarlo listo para el fondant.


Antes de cubrir con fondant.


Una buena porción de fondant rojo y a amasar.


Se enrolla en el rodillo y se deposita sobre la tarta.


Sin perder tiempo, se tiene que alisar y cubrir la totalidad de la tarta


Tarta cubierta y con la forma deseada en la base.

Llega el momento de los detalles. un bisturí hace su función en la obra.


Añadimos la cara y la pechera del pájaro que ya va adquiriendo su forma final.


Últimos detalles: la cola.


La cresta.


Resultado final.


Carmina con el Angry Bird.


Puesto que el día de entrega se presenta lluvioso, hemos ideado un chubasquero improvisado para garantizar la entrega en buenas condiciones.


El repartidor antes de salir.


Xènia, Hugo y Héctor con el pastel.


Felicidades Hugo, esperamos que hayas disfrutado de tu cumpleaños; que me ha dicho un pajarillo que ibas fardando de pastel ante tus compañeros...


13 d’abril de 2013

CANAL OCCIDENTAL A LOS DOS FAJOLS

Esta temporada de nieve está siendo larga y la trataremos de alargar si cabe un poco más. Partimos de casa el viernes por la tarde tras cuadrar los desplazamientos desde los diferentes puntos de origen. Luis sale de Reus, Carles de Barcelona y me recoge en casa y Pedro hace unas horas que salió de Ses Illes y anda perdido por la carreteras que suben hacia Pirineus, pero a eso de las 21 h todos nos estamos acercando al aparcamiento de Ulldeter, donde hemos quedado para subir al refugio, donde nos esperan para dormir.
¡De nuevo en acción!
Llegamos primero Carles y yo (tras cruzarnos con tres crías de jabalí cerca de Setcases) y le dejo allí para subir rápido al refugio y avisar de que Luis y Pedro se van a retrasar un poco. Carles se prepara para pasar la noche en la furgoneta y así estrenarla.


Voy bien de tiempo, así que me dedico a sacar algunas fotos de noche mientras la poca luz me permite jugar un poco con las exposiciones.


El camino está muy pisado y la nieve blanda. No necesito cramponar  me alegro de encontrar la única señal de que voy por el buen camino. Se echa en falta una luz en el refugio, ya que desde este punto sería como tener un faro en la niebla.


Llego al refugio sobre las 21:45 h y hago el check-in. Me dan las instrucciones pertinentes y preparo mi litera antes de salir a jugar un rato con la cámara y los consejos de Desiderio de cómo pintar con luz. Los resultados, para ser el primer intento no salen del todo mal.
En la imagen léase: ULLDETER (letra de receta médica).


Me toca esperar un rato a la luz del frontal y con una revista de montaña entre mis manos mientras me como una manzana. No tardan demasiado en llegar Pedro y Luis y enseguida preparamos unos fideos calentitos en el hornillo. Al más puro estilo de la Dama y el Vagabundo nos los comemos tratando de no engullir el mimo fideo los dos a la vez.


Cena, risas y poco más que mañana toca madrugar. Me meto en mi habitación, la BACIVERS, y me pongo a jugar con el móvil. Es medianoche y yo conectado al facebook mandando imágenes.


La noche es bastante plácida a pesar de las serenatas de ronquidos, el viento racheado y la visita al baño. A eso de las 6:15h me despierto y, sin demora, bajo a desayunar con mis compañeros. Hay ganas de sacar algunas fotos antes de que salga el sol. Somos los primeros en movilizarnos dentro del refugio. Aprovecho las primeras luces para sacar algunas imágenes en manual de los dos Fajols, aún dormidos.


Del refugio de Ulldeter.


Luis y Pedro calzándose crampones mientras esperamos que se hagan las 7 a.m., hora a la que esperamos ver llegar a Carles quien ha pasado la noche en la furgoneta.


Las primeras luces del alba sacan a Pedro de su letargo y a su cámara de la funda.


Foto de grupo con el Grà de Fajol Petit y sus canales.


Suenan las 7 y mis compañeros se impacientan. Decidimos que vayan abriendo camino. Yo esperaré unos minutos más, ya que me ha parecido ver una figura solitaria en el bosque que da acceso al refugio. Quizás sea Carles.


Espero 15 minutos hasta ver llegar a un montañero solitario que me indica que nadie le sigue en su caminar y que no hay movimiento en el aparcamiento. Decido, muy a mi pesar, abandonar la espera y salgo deprisa; más bien a la carrera, tras Pedro y Luis que me llevan cierta ventaja.


El Bastiments desde los aledaños del refugio.


Las primeras luces del día comienzan a dorar las cimas mientras me apresuro hacia la Canal Occidental.



El Grà de Fajol recibe mucho sol, ya de buena mañana.


Les alcanzo tras cruzar las pistas de sky de Vallter2000, que ya están cerradas hasta la próxima temporada, según parece.


Detalle de la Canal Occidental que presenta una colada de nieve en su parte baja que nos hace pensar que lo mejor sea acometer la ascensión rápidamente antes de que los calores provoquen los aludes de fusión que se anuncian a partir de mediodía. La nieve está ideal, sobretodo en el interior de la canal.


El sol supera ya las cumbres vecinas y empieza a llegar a nuestra posición.


Luis también.


Hacemos el último intento. Son las 7:30h y conseguimos contactar con Carles quien nos comenta la mala noche que ha pasado por culpa del frío y que prefiere quedarse a dormir un rato en la furgoneta ahora que el sol hace acto de presencia. Otra vez será, una pena.


Pedro ya ha salido a por la Canal Occidental dejando la colada de nieve a su izquierda.


Luis le sigue mientras yo demoro un rato en la base sacando fotos.


Los dos bordeando el alud.


El sol dora la nieve de buena mañana. La temperatura es buena, no hace frío y estamos solos.


Me acerco a la parte baja del alud para comprobar su consistencia. Es curioso comprobar cómo se endurece la nieve tras caer a lo bestia de lo alto de las montañas. Sin piedad, sin compasión, sin sentimientos; sólo cae: que no te pille.


Bella estampa glaciar.


Me fotografían mientras contemplo embelesado la belleza de la nieve, que este año estoy pudiendo disfrutar en numerosas ocasiones.


Seguimos hacia arriba en la parte baja de la canal. Allí donde la inclinación ronda los 45º ( las reseñas indican que en algunas zonas se llega a 55º, pero hay que tener en cuenta el pequeño resalte de hielo que encontraremos a la entrada de la zona mas encajonada y el importante grado que hay a la salida del corredor que prácticamente ronda los 75º, o más.


Subiendo por la canal en su parte ancha.


Al fondo, el valle se llena de luz y calor.


Luis gestionando el resalte de hielo, que es sencillo, pero requiere atención.


Una vez arriba, le toca sacarnos fotos.


Es mi turno y tengo paparazzis.



Desde arriba, también me cazan.


Una vez fuera, es turno de Pedro que se estrena en el hielo.


Nos ponemos a la par para seguir subiendo y decidimos que si Luis cae, le haríamos el pasillo de los campeones. La rampa de caída del alud se dibuja entre nosotros dos. Menudo tobogán.


El Grà de Fajol iluminado ya totalmente.


Seguimos por la canal disfrutando de la buena nieve y charlando tranquilamente. En ocasiones me pego alguna carrerita disfrutona gozando de la actividad.


Una pano imposible desde dentro de la canal.


Los 170 metros de canal se nos acaban...


Estamos llegando a la parte alta y la inclinación aumenta a cada paso.



Ya quedan pocos metros para llegar arriba.


La traza en la nieve lleva días abierta.


Estoy llegando arriba. Apenas hay cornisas



Espectacular imagen que me saca Luis antes de salir de la Canal Occidental.


Detrás de mí, mis compañeros saliendo de la canal.


Un vistazo al panorama desde la salida.


Nos quedan unos metros de arista hacia el Grà de Fajol Petit.


Luis va primero y nosotros le seguimos.


Hemos tardado más o menos una hora en cubrir el recorrido de la canal y no hemos corrido demasiado.


Son las 8:30h cuando recorremos la arista parando en las zonas de salida de las vías más conocidas, entre ellas la Canal Estreta que recorrimos hace unas semanas.


Llegando a la cima.


Grà de Fajol Petit, 2567 m.


El Montseny desde las alturas. A sus faldas se está despertando mi familia. Un besazo a los tres por permitirme estas escapadas a la montaña a subir Montañas Palilils.


Una canal se dibuja en la ladera del Pic de la Dona...


Costabona, bien innivado.


Gra de Fajol, Bastiments y Bacivers.


Carles en la furgo. Se le ve desde aquí. 
A él no, a la furgo. Ja ja ja ja.


Tras el reportaje cimero, nos encaramos de nuevo hacia la arista hacia el Coll dels Isards, punto de descenso de las canales del Petit



Tres sombras en la arista.


A nuestra espalda el Grà de Fajol Petit espera nuevos visitantes. Hemos sido los primeros, hoy.


En el Coll dels Isards nos encararemos hacia el Hermano Mayor.


En primer lugar, toca rodear esa formación rocosa y entrar en la otra vertiente.


Pisamos un poco de roca y de hierba mientras Pedro nos comenta lo bien que van las esparragueras mallorquinas para traccionar con el piolet.


El Pastuira a mi espalda mientras me encaramo a la formación rocosa. Tiene una canal en sus faldas naciendo de la Coma del Orri.. que habrá que estudiar.



Flanqueo en nieve espléndida.


La sombra del Peter Pan.


Imagen alpina donde las haya. Me sorprendió gratamente la ruta, a pesar de haber hollado ambas cumbres con anterioridad, la conexión entre ambas me pareció de lo más bello que se puede realizar en la zona.



Como dijo Luis: "Parece que estás en el Cerro Torre".


Seguimos subiendo por las inclinadas palas de nieve qe dan acceso al pico.



De vez en cuando una paradita para descansar y comentar la jugada.


La huella discurre por la zona cercana a la arista. De momento el viento nos respeta.



Cada vez está más lejos el Petit.


Y nos acercamos más al Gran.


Superamos metro a metro el desnivel que nos acerca al punto más alto de la ruta.


Estética estampa del Petit.


Me dejan un poco atrás mientras me tomo un respiro y aprovecho para retratarles en lo que nosotros denominaremos el Espolón Hillary, en honor al paso del mismo nombre en el Everest., aunque nada tiene que ver con el citado paso a la cumbre del mundo.


Emprendo mi camino de nuevo siguiendo la huella en la nieve.


Disfrutando de cada paso me acerco a la cima.


Poco a poco voy ganando metros.



Huella en la nieve.


Ya quedan pocos metros para coronar.


La cruz de la cima semienterrada.


Foto de grupo a 2714 m.


Grà de Fajol Gran.


Una foto diferente.


Dejamos la cima al grupo que llega con nosotros más o menos a la par y emprendemos el regreso por la otra arista del monte.


Empieza a soplar el viento característico de la zona.


Ante nuestros ojos se abren nuevos horizontes.


El Valle de la Coma de Vaca totalmente nevado.


El Pic de l'Infern desde la alturas.


Nos dirigimos hacia el Coll de la Marrana para acceder de nuevo a la zona de Ulldeter.


Tres sombras.


Dejamos atrás el viento y regresamos al calor tras descender del Collado de la Marrana.


Cornisas de nieve en la zona alta del Coll.


¿Una promesa o una nueva manera de subir al monte?


Descendiendo de la Marrana.


Descendiendo hacia Ulldeter, donde ya empezamos a coincidir con mucha gente con skys y raquetas.


No tarda en volver a aparecer el Petit, donde podemos ver gente en la cima.


Descendiendo no podemos dejar de mirar hacia la zona anteriormente recorrida.


El Petit nos saluda con sus canales.


La recién ascendida Canal Occidental.



La Canal Estreta, la más estética de la pared.


Poco nos falta para llegar al refugio.



Donde recogemos material y comemos algo antes de seguir un rato hasta los coches.


Luis y Pedro en la puerta del refugio decidiendo qué hacer ahora. Es temprano todavía y ellos han decidido acompañarme hasta el aparcamiento para estar un rato con Carles antes de despedirnos.


Seguimos nuestro camino hacia el parking pisando nieve muy blanda y húmeda. El calor hace estragos.


Confirmo que desde esta señal de GR se ve perfectamente el refugio. Desde aquí hago un llamamiento para situar una luz en la parte alta del refugio que pueda servir de faro para localizar la casa en caso de oscuridad o niebla.


Últimos metros de nieve antes de llegar a la carretera.


Pisando barro. Menos mal que hace rato que hemos decidido quitar los pinchos.



Finalmente llegamos al punto de origen.


Donde encontramos a un Carles a punto de terminar de recoger la furgoneta tras haber descansado un rato.


Decidimos ir a tomar algo a Setcases antes de regresar a casa y dejar a mis compañeros con una tarde y un día por delante que a buen seguro habrán sabido aprovechar. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión. Última imagen de los dos Fajols, que pronto despedirán su nieve si siguen estos calores propios de meses más avanzados del año.


Un croquis a mano alzada sobre mapa de la ruta seguida hoy en tan buena compañía.