21 d’agost de 2015

RUTA DE LAS ERMITAS DE TELLA

Es día de descanso activo para todos. 
Tras el palizón de la Munia de ayer, nos despertamos tarde por la mañana y recibimos la visita de K&M que se han desplazado hasta Saravillo para vernos y, así de paso, conocer a Isaac que casi cuenta un mes de vida. 


La tropa ha aprovechado para que les pusieran al día con sus cuentos.


Decidimos hacer juntos una ruta sencillita que teníamos mirada: la ruta de las ermitas de Tella. nos desplazamos en el mismo coche hasta Tella donde nos espera un centro de interpretación de la zona donde nos informan acerca de la Cueva del Oso, que visitaremos en otra ocasión.



Hoy toca el paseo de las ermitas que comienza en Tella junto al citado dentro de interpretación.



Ruta circular, sin apenas desnivel, apta para todos.



Tella desde el parking.


Disfrutando de algunos restos óseos encontrados en la cueva.


El circuito se encuentra debidamente señalizado y no ofrece pérdida.


Un montón de críos dando sus primeros pasos firmes en el monte.


Dejamos atrás la iglesia de Tella para regresar dentro de un rato.


Recolectando moras.


Peña Montañesa desde la lejanía nos vigila.


Iván nos espera.


Isaac dormidito.


Hay que probar todos los posibles saltos que ofrezca la ruta.


Cuidado con los paparazzi que son muchos.


El ambiente tranquilo y relajado favorece la tarea de Morfeo.


Llegando al primer punto clave de la ruta: la ermita de San Juan y Pablo.


Está abierta, es pequeña y tiene una pequeña cripta subterránea.


Aprovechamos la parada para picar un poco y disfrutar del fresquete que reina en su interior.


Qué paz se respira mirando al chiquitín.


Curiosa escultura con una espada.


Dejamos atrás la posibilidad de ascender al Puntal de las Brujas, el camino está cerrado y hay que trepar y con los peques tampoco es el plan.



Foto de grupo con el puntal de las Brujas y la ermita a sus pies.



Amplia panorámica con el Castillo Mayor y el Circo de Gurrundué.



Dejamos atrás la primera ermita para dirigirnos al siguiente collado.


Ayudando a mami.


¡No más fotos!


Han cogido un atajo y han adelantado a todos.


Segundo punto clave, la ermita de la Virgen de la Peña.


Donde coronamos la cumbre del día.



Donde hay una mesa de orientación.



Vistas a Escuaín.


El Añisclo nos tapa al Perdido, que estas vacaciones se está escondiendo de los nenes.


Cotiella en la lejanía.


Visitamos el interior de la ermita donde un monje, de agudo canto gregoriano, nos recibe...
Era Kepa afinando la voz.


Desandamos el camino de ascenso a la cima y nos detenemos en la ermita de Fajanillas.


La paz sigue dominando la ruta a pesar de la cantidad de familias que la transitan.


Los peques empiezan a estar cansados y acusan el calor, por lo que piden un poco de ayuda.



Es hora de volver cerrando la circular.


Camino adoquinado de camino al pueblo.


Callejeando por Tella en busca de una sombra.



Irene se ha dormido también.


Espantabrujas en las chimeneas.


Una vez en el coche y mirando el mapa, descubrimos que la ermita de la Virgen de la Peña se enclava en la cumbre de Peña Villa a 1407 m. Es la segunda cima de Isaac.


De regreso al camping es hora de preparar la comida.


¿Qué nos está preparando la cocinera?


¡¡Arroz con tomate!!



¡¡¡Por fin se ha despertado el príncipe de casa!!!


Por la tarde, se cumplen las previsiones y llega el empeoramiento del tiempo que esperábamos para los siguientes dos días. Apostamos por quedarnos a pesar de que sabemos que serán un par de días de turisteo. 


Cambiamos la tienda por el albergue, una habitación con 4 literas para repartir donde nos mantendremos secos si llueve mucho.


Al final, ni tan malo ni tan lluvioso. El sábado iremos de compras a Ainsa  y el domingo disfrutaremos del camping, pero con unas lluvias restringidas a las madrugadas. 


Pronto llegará el buen tiempo anunciado para el lunes y podremos seguir disfrutando del monte.