19 d’agost de 2016

ANTAS Y CAPO PECORA

Noche de mucho calor en el interior de la isla y un tanto incómoda, pero ya ha pasado.
Nos despierta un rebaño de cabras que pasa junto al coche.
Un buen chute de ánimo para empezar el día.


Cabras.


Nos desplazamos aproximadamente unos 75 metros desde nuestro lugar de pernocta hasta el aparcamiento de uno de los monumentos más singulares de la isla.


El templode Antas es un templo que ha ido reconstruyéndose a lo largo de la historia. Se construyó en época prehistórica y fue utilizado por cartagineses y romanos.


Imposible no llegar los primeros.


Queda en pie parte de la fachada romana


Impresionantes columnas


¡A escalar se ha dicho!


A coll


La sombra se agradece ya a estas horas tempranas de la mañana


Una última panorámica antes de seguir adelante en nuestro viaje


Como todo yacimiento en Cerdeña, tiene su parte nuraghe


Mucho más modesta que las que ya hemos visitado


Dibujo de cómo debió ser


Abandonamos la zona y decidimos dirigirnos hacia la costa.


Nos acercamos a Buggeru, pero no nos gustó demasiado el plan que vimos, así que nos cambiamos de playa


A lo lejos divisamos el Capo Pecora, uno de los posible lugares que teníamos en la lista para pernoctar.


Nada más llegar ya vimos que había un buen puñado de caravanas aparcadas y con todo su despliegue. Decidimos dar por terminado el trayecto por hoy, así que nos íbamos a relajar tras la jornada tan ajetreada de ayer.


Jugando en la arena


Nos encantó el aspecto de la playa llena de flores a escasos metros del agua


Jugando al sol


Protegidos del sol


La arena era más bien tierra


¿Sucio yo?


El calor aprieta, así que decidimos esperar a que la tarde fuese avanzando antes de salir del cobijo de la sombrilla


Planificando lo que nos queda


A media tarde, con el sol ya cayendo salimos de nuestro escondite


Playa rocosa y de aguas tranquilas de la del capo Pecora


ideal para los peques que tenían los cangrejos, a decenas, a tocar de su mano


¿Me puedo bañar?


Aprovechamos las mansas aguas para practicar un poco de natación


Clase de natación.


Clase de salto.


El sol empieza su descenso, así que vamos recogiendo los trastos de la playa para preparar la noche.


Una última en las rocas


Uno de los atardeceres más bellos de la isla se puede observar desde la zona del Capo Pecora


Capturando al sol.


Despidiéndonos de él.


Sólo nos queda cenar algo e irnos a dormir con el rumor de las olas.
Hoy vamos a tener una noche plácida.