16 d’agost de 2016

SU MARMURI

La jornada de hoy es una de las mejores del viaje. 
Nos adentramos e el interior de la isla y hemos acabado en el área de sosta de la Grotta de Su Marmuri.


Hemos pasado la que de momento es la mejor noche en la isla en compañía de un escurridizo gato de color blanco y negro que ha ido haciendo paseos alrededor de la mesa mientras cenábamos.
Por la mañana, nos enteramos de la hora de apertura de la gruta, bastante tarde, y decidimos dar una vuelta improvisada por los alrededores. 


Vamos a adentrarnos en el bosque de Su Marmuri. 


Donde encontraremos una casita nuraghe reconstruida con la parte superior intacta.


El techo hace ruido, las arañas se mueven mucho.


Hacia la puerta.


Asientos de piedra alrededor de un horno central.


El bosque es típico mediterráneo.


Más adelante localizamos otra zona reconstruida pero con poco encanto dado que es un área de picnic y está llena de gente.


Casita reconstruida.


Horno en el interior.


Torre nuraghe con mesa de merendero en medio... Nos pareció un poco forzada la localización del área de picnic.


Más adelante una fuente excavada en la roca.


A día de hoy con PVC.


Otra curiosidad es el horno de cal, que se encuentra descargado.


Desde fuera.


Accediendo al interior.


Cuidado con la cal.


Es hora de dar por terminada la vista al bosque y regresar hacia la zona de la gruta.


La Grottta de Su Marmuri es la más grande de las cuevas de la isla y su majestuosidad impresiona. Te da la sensación de estar metido en un plató de película de Indiana Jones. Muy recomendable.


La temperatura en el interior es de 10ºC, toda una delicia comparado con el exterior.


Accediendo al interior tras descender varias decenas de metros por una empinada escalera.


Bien tapado se lo pasa uno mejor, ¿eh?


Formaciones pequeñas


Grandes formaciones


Enormes formaciones


Coladas


Cada vez más dentro de las entrañas de la Tierra.


¿Para qué sirve este botón?


Algunas formaciones están fosilizadas, otras están bien vivas.


Es la visita que mejor sabor de boca nos está dejando.


Foto familiar con la impresionante columna que adorna la penúltima sala.


Llegados al final, nuestro guía (Antonio) nos invita a regresar con calma. El tipo, italiano, se lo curra como el que más hablando en castellano, inglés, ruso y alemán además de su italiano natal.
Así da gusto.


A la salida nos espera la recompensa.


Mejor no mostrar cómo acaban después de zamparse el helado.


Por la tarde toca de nuevo desplazarse por los pueblos de interior disfrutando de sus murales únicos.


Haremos una parada rápida en la Scala de San Giorgio.


Se trata de una garganta surcada por una carretera.


Con grandes formaciones calcáreas de lo más esbeltas.


Es hora de degustar un melón sardo.
¿Queréis?


Tras jugar un rato... 


... y hacer un rato la cabra, toca seguir adelante.


Vías de tren que cruzan la isla.


Iglesias


Predicando


El coche que más aceptación tiene en la isla: Fiat Panda de color verde.


Nos estamos desplazando hacia el centro de la isla en busca del Parco nazionale de Genargentu y su techo, la Punta la Marmora.


Llegamos a Fonni con las últimas luces dorando las cumbres.


Estamos en Bruncu Spina, nuestro destino final de hoy


Es hora de reponer fuerzas con una buena cena y a dormir, que mañana nos espera la montaña.