28 d’agost de 2017

COMODOTO DESDE PETRAMULA

La última jornada de montaña de nuestras vacaciones en Pirineos la pasaremos en la zona de Petramula con intención de subir al Pico Comodoto y con el objetivo de localizar marmotas.


Desde Chisagüés parte una pista forestal (que ha sido arreglada recientemente mejorando el piso) que nos hará recorrer el valle hasta su cabecera en la fuente de Petramula donde dejaremos el coche y nos prepararemos para atacar nuestra cumbre de hoy.


¡¡La imponente mole del Comodoto nos espera!!


Los primeros metros son en sentido descendente siguiendo el GR hacia Pineta.


Vadeando el río.


Interesante poza si apetece un baño al regresar.


Las marcas rojiblancas nos acompañarán durante buena parte de nuestro recorrido.


Al fondo se ve el Paso de Coronetas por donde superaremos el circo.


A pesar de su cercanía es una mole imponente.


Qué pequeños nos sentimos entre tanta inmensidad.


Isaac preparado para encontrar marmotas.


Estas zonas rocosas son un buen escondite para los roedores.
Vemos unas cuantas pero desde bastante lejos.


Los tres están contentos con el hallazgo.


A nuestras espaldas vamos viendo como aparece el Pico Robiñera, uno de los tresmiles de la zona.


Nosotros seguimos con nuestro objetivo piramidal en mente.


Abandonamos los llanos herbosos para empezar a ascender por sendero bien marcado hacia el fondo del circo.


Aprovechando para trepar a la mínima.


Cualquier roca nos sirve de cima.


El calor comienza a apretar un poco (en contra de las previsiones de lluvia y descenso térmico esperados para hoy a mediodía). Robiñera luce majestuoso al otro lado del valle.


Cuidado con el acónito que es venenoso. Se la considera la planta más venenosa de Europa. Es también conocida como Matalobos o Casco del Diablo.


Isaac va alternando ratitos a pie con el porteo.


¿Falta mucho?


Situados en el fondo del circo, un sendero sinuoso salva más de una cincuentena de metros.


Es el Paso de Coronetas que nos permite remontar la cabecera del barranco del mismo nombre.


En mitad del paso.


Llegando al punto más alto del circo, donde haremos una parada de avituallamiento y suelta de lastre. No hay necesidad de subir con todo lo cargado hasta la cima porque el peso es considerable.


Allí las marmotas campas a sus anchas y me permiten el acercamiento.


Hermosas vistas del Robiñera y a sus espaldas la cresta de la Munia a la cual se accede por el Collado de las Puertas.


Descendemos unos metros y seguimos adelante.


Al fondo, el Collado de las Coronetas, pero no llegaremos hasta él.


La inclinación del terreno permite ir ganando altura sin demasiado esfuerzo.
Atrás dejamos el Pico de las Coronetas.


Formaciones rocosas que esconden marmotas.
¿Te atreves a encontrarlas?


De frente seguirá nuestro camino hacia el Comodoto.


A nuestra espalda, una de las más bonitas panorámicas del Pirineo: Tres Marías, Collado de Añisclo, Punta de las Olas, Soum de Ramond, Perdido, Cilindro, Marboré, Astazous, Coronetas, Chinipro, Collado de las Puertas y Robiñera.
BRUTAL.


Hace un par de años, sacamos una foto similar pero con la cima del Perdido y compañía escondidas tras la niebla. Hoy el sol brilla radiante.


A por el Comodoto.


¡Parecen escaleras!


A medida que ascendemos, vamos viendo el Valle de Pineta.


Al poco de subir, encontraremos un sendero que evita las zonas más complicadas del resto de la ruta.


La Cascada del Cinca se precipita desde el Balcón de Pineta, bajo las Treserols.


Madrigueras por doquier.


Una sorpresa es el vallecito colgado que divisamos al superar la altura del Collado de Coronetas.
Tendremos que volver a visitarlo alguna vez.


De nuevo en el sendero.


Comodoto al alcance.


Últimos metros de ascensión antes de llegar a la arista.


Nos espera la última subidita.


La arista cimera es herbosa y con una panorámica excepcional.


Sólo nos queda recorrer el corto tramo hasta coronar.


¡Ánimo!


En la cima, a 2361 m, nos encontramos una colonia de hormigas aladas que enseguida se enredan en el cabello de Irene y que nos obligan a no poder disfrutar de la cima con tranquilidad. Sacamos la foto y descendemos rrápidamente unos metros para huir de ellas.
La cima, al contrario que el resto de la ruta, es bastante estrecha y hay que vigilar a los peques para evitar resbalones innecesarios.


Bajo la atenta mirada de los buitres leonados iremos descendiendo con rapidez hasta llegar, más o menos por la misma ruta, al inicio del sendero en la Fuente de Petramula.


Croquis a mano de la ruta realizada.